Aprende a reciclar arcilla en 10 pasos – Consejos para conservar la arcilla

Cómo reciclar arcilla

¿Sabías que al hacer objetos en arcilla estás ayudando al planeta y ahorrando dinero? ¡Sí!  Así como lo oyes. La arcilla es altamente reutilizable, lo cual ayuda a tu bolsillo y al medio ambiente, pero si no sabes cómo reciclarla, no te preocupes, te lo vamos a explicar.

Es una tarea muy sencilla y que tiene muchos beneficios, así que te recomendamos mucho que lo empieces a hacer siguiendo los pasos que te vamos a dar a lo largo del blog.

Además de los pasos para que aprendas cómo reciclar tu arcilla, te vamos a contar por qué es bueno hacerlo, de dónde y qué tipo de arcilla puedes utilizar en este proceso y unos consejos muy importantes para que sepas cómo conservarla y te dure mucho tiempo. 

¿Por qué reciclar arcilla?

Reciclar la arcilla que te sobró al hacer una pieza realmente es una actividad muy útil e importante dentro de un taller por todos los beneficios que puede traer. Todos los alfareros profesionales y los talleres grandes que conoces lo hacen, te lo aseguramos.

Pero, ¿Cuáles son esos beneficios? Verás, son principalmente 3 los aspectos ultramente buenos que podrían tener tanto tu taller como tú y el planeta al hacerlo.

1. No vas a desperdiciar absolutamente nada de material como puede pasar con otras artes. En este arte de la cerámica, el material sobrante de cuando se hace el proceso de modelado de la pieza será utilizado una y otra vez para una nueva pieza.

Y si sobra arcilla al hacer la nueva pieza, esta arcilla será utilizada de nuevo para otra. Aquí podrás ver que el desperdicio del material principal para hacer cerámica está en un 0%.

2. Al no desperdiciar nada y al pasar ese material restante por un proceso para poder utilizarlo como materia prima de otra cosa, que en este caso es para convertirlo en el mismo material (en su estado inicial), estás poniendo en práctica una de las 3 R, que es el reciclaje.

Además de ayudar al planeta, también lo puedes ver como que ya tendrías cumplido uno de los 3 pilares que existen para que tu negocio tenga un desarrollo sostenible, que son el ambiental, el social y el económico.

3. Vas a ahorrar mucho dinero porque no tendrás que comprar esta materia prima tan esencial una y otra vez durante el mes. Puedes comprar un bloque grande de arcilla y desde este ir tomando los pedazos necesarios para las piezas que vayas a hacer e ir reciclando lo que te sobre de esas piezas.

Y te aseguramos que, si hiciste con juicio la tarea de reciclar la arcilla restante, cuando se te acabe la del bloque inicial, vas a tener todavía mucho material de donde tomar gracias a la arcilla reciclada. Dependiendo de cuánto te haya sobrado en cada pieza que hiciste, podrás formar casi 1/4 de ese bloque que tenías al principio con puro material reciclado.

Porque sabemos que el factor dinero es sumamente importante para hacer un proyecto artístico, te recomendamos ahorrar en todas las áreas que veas que es posible hacerlo, como en esta, para que no gastes mucho dinero comprando arcilla hasta que sea necesario.

Cuándo puedes sacar la arcilla para reciclar

Hay muchas ocasiones en las que podemos tomar la arcilla restante o que esté seca, para reciclarla y así no dejar que se pierda este gran material. Estas son:

  • Puedes reciclar la arcilla que fue retirada de la pieza al momento de pulirla con un vaciador o un raspador cuando se estaba modelando. Estos restos quedan sobre la mesa en la que trabajaste o dentro del torno de alfarero en el que modelaste la pieza.

No son pedazos muy grandes, la mayoría de veces son pedazos muy pequeños, así que puedes esperar a tener una gran cantidad de arcilla restante para hacer el proceso de reciclaje.

  • Si se te dañó una pieza cuando la estabas modelando, no te preocupes, esta arcilla también puedes reciclarla. Puedes esperar a que se seque para juntarla con el resto de arcilla restante que tengas por ahí, o puedes humedecerla por completo para empezar el proceso de reciclaje desde un punto más avanzado. (Más adelante entenderás esto).
  • No es necesario que ya hayas utilizado la arcilla para que puedas reciclarla, porque con el hecho de que la arcilla esté tiesa, totalmente seca, también puede hacer este proceso para salvarla y lograr modelar piezas con esta.

Cuando te hablamos de esto, nos referimos a ese lamentable momento en el que nos damos cuenta de que no sellamos bien el bloque de arcilla de donde sacamos para hacer las piezas, y por eso le entró aire y se secó por completo.

Si esto te había pasado y tuviste un gran dolor de cabeza porque no sabías que podías recuperar esta arcilla, no te preocupes más que ya te vamos a enseñar cómo puedes volverla a su estado natural para poder usarla.

Reciclar arcilla restante
Tomada de: Old Forge Creations

Qué necesitas para reciclar tu arcilla

Para reciclar la arcilla no vas a necesitar muchos materiales, además, la mayoría ya los tendrás en tu taller, así que no te preocupes.

  • Recipiente grande
  • Jarra con agua
  • Pedazo grande de plástico
  • Mazo o martillo
  • Mezclador eléctrico (opcional)
  • Colador de malla grande
  • Plancha de yeso o escayola
  • Bolsa de plástico

Paso a paso

Ahora que tienes todos los materiales listos, ¡empecemos!

Paso 1: Lo primero que tienes que hacer, es reunir todos los pedazos restantes de arcilla que tengas guardados y colocarlos sobre una mesa que esté cubierta con un pedazo grande de plástico para que no la dañes.

Te recomendamos que tengas bastantes pedazos de arcilla para que no tengas que hacer el proceso muchas veces y, por ende, gastes mucha agua.

Si tienes piezas hechas que ya están secas y que ya no quieres utilizar porque no te gustó cómo quedaron o por alguna otra razón, también ponlas al lado de los pedazos.

Paso 2: Toma el mazo o el martillo en tus manos y empieza a golpear los pedazos secos de arcilla y las piezas. Ten mucho cuidado porque es posible que salgan a volar pequeños pedazos de arcilla y alguno te caiga en los ojos. Si puedes, utiliza unas gafas protectoras.

Precisamente para evitar que con un golpe dañes la mesa, te recomendamos usar el plástico sobre ella. Además, te ayudará a mantener el orden porque no se ensuciará la mesa, sino el plástico.

Paso 3: Ahora pon la arcilla molida dentro del recipiente plástico y llénalo con agua hasta la mitad. Procura colocar la arcilla con cuidado para que no se te caigan pedazos al piso. Así sea poco, es menos material que podrás utilizar más adelante para modelar piezas.

Paso 4: Deja que la arcilla se humedezca por unos minutos dentro del recipiente.

Paso 5: Después de algunos minutos, amasa un poco la arcilla para quitar los grumos que pueda tener.

Si no te quieres ensuciar las manos en este paso, puedes hacer uso de un mezclador eléctrico, pero te recomendamos que uses tus manos para que estés seguro de que no haya ningún grumo.

Paso 6: Cuando sientas que esa mezcla de arcilla seca con agua ya tiene una consistencia algo cremosa, puedes pasarla por un colador de malla grande para verificar que realmente quede sin un solo grumo.

Paso 7: Mientras la cuelas, puedes ir dejando que caiga sobre la plancha de yeso o escayola. Y si te estabas preguntando por qué la plancha tiene que ser necesariamente de yeso, es porque este material es poroso y es lo que ayuda a que se absorba toda el agua de la masa.

En caso de que no tengas pedazos de arcilla, sino solo una pieza muy húmeda que se te dañó cuando la estabas modelando o arcilla casi líquida que quedó en el torno de alfarero, es desde este paso desde donde puedes empezar para reciclar tu arcilla.

Recuerda que, si recién estabas haciendo la pieza y se te dañó, pero la arcilla no estaba muy húmeda, puedes amasarla de nuevo y modelar enseguida con ese mismo material. Aquí no habría necesidad de este proceso de reciclaje. 

Paso 8: Ahora tienes que extender bien esta masa sobre la plancha, para que el agua se absorba mucho más fácil. 

Paso 9: Debes dejar la masa en la plancha durante algunas horas y luego darle la vuelta para que el agua del otro lado de la masa también sea absorbida.

Paso 10: Cuando veas que el yeso ya absorbió el agua de ambos lados de la masa, puedes empezar a amasar lo que será tu arcilla reciclada con el fin de quitar cualquier exceso de aire que pueda tener.

Esto se hace porque recuerda que, si la arcilla tiene burbujas de aire, es muy probable que cuando esté en el horno, debido al calor, la pieza se explote. Así que no solo se dañaría esa, sino toda la producción que tengas en proceso de cocción.

Paso 11: ¡Y listo! Tienes en tus manos tu arcilla reciclada y podrás usarla para hacer cualquier pieza que se te ocurra como si fuera arcilla recién comprada en tu tienda de artes.

Pero si quieres conservarla bien para que te dure mucho tiempo, tendrás que usar una bolsa de plástico, que ya te diremos cómo debes hacerlo.

Secar arcilla reciclada en yeso
Aquí puedes ver cómo se ve una arcilla de la cual el yeso ya absorbió toda el agua (la del fondo) y otra que aún no se ha colocado sobre la plancha de yeso.
Tomada de: Espacio Dual Cerámica

Cómo conservar tu arcilla durante mucho tiempo

Saber guardar bien la arcilla para que se conserve en su estado natural por meses es otra gran manera para que puedas utilizar una y otra vez la arcilla que tienes, ahorrando tiempo y sin necesidad de desperdiciar nada.

Para lograrlo tienes que seguir pequeños consejos que son muy sencillos, pero si te falta hacer alguno a la hora de estar guardando tu arcilla, puede que todo falle, así que toma nota para que lo hagas correctamente.

No importa si es arcilla totalmente nueva o reciclada, es muy importante que sigas los consejos para que pasen los meses y puedas seguir haciendo piezas magníficas con esa arcilla.

El elemento más importante para que logres conservar bien tu arcilla es una bolsa de plástico y debe ser en este material porque conserva muy bien el calor y la humedad de la arcilla, lo que ayuda mucho a que la arcilla no se seque.

Entonces, lo primero que tienes que hacer después de amasar tu arcilla reciclada es formar un bloque con esa arcilla. Luego tienes que acomodar la bolsa de plástico en todo el bloque para verificar que sí va a quedar bien tapada y antes de taparla muy bien sellándola al vacío, sin que quede ningún lugar libre, con un atomizador, rocía un poco de agua encima.

Este poco de agua que estás poniendo encima es para que la arcilla la absorba y con eso se mantenga lo suficientemente húmeda para que perdure mientras cortas un nuevo pedazo para modelar tus piezas.

Cada vez que destapes el bloque y cortes un pedazo tienes que rociarlo con un poco de agua. Es muy importante que lo hagas porque puede que la arcilla ya lleve mucho tiempo tapada y no tenga nada de agua, y si no tiene agua, da igual que la tapes bien o la tapes mal, se va a endurecer.

El ambiente en el que guardas tu bloque de arcilla también es muy importante, no debe ser ni muy caliente ni muy frío. Si es muy caliente, es probable que la arcilla quede muy cerca al punto de derretirse, y si es muy frío, la arcilla se va a endurecer rápidamente.

Dependiendo del clima del lugar en donde vivas sabrás cuál es el sitio perfecto donde esté fresco y así estés seguro de que se va a conservar bien.

Cómo conservar arcilla
Tomada de: Jonthepotter

Hemos llegado al final del blog y esperamos haberte sido de gran ayuda para que sepas cuáles son los beneficios que trae el reciclar arcilla para tu bolsillo y para el medio ambiente. Ya pudiste ver que no es para nada complicado reciclar este maravilloso material, así que no lo dudes más, empieza a hacerlo en tu taller, no te vas a arrepentir.

Compartir

Leave a Comment

Your email address will not be published.