Top 11 de los mejores destinos en el mundo con tradición cerámica

Cerámica en Capula México

Alrededor del mundo hay muchos pueblos y ciudades que tienen sus bases en un arte tan antiguo como lo es el de la cerámica.

La cerámica ha marcado la historia de diferentes partes del mundo desde hace miles de años y hay 11 pueblos o ciudades en específico que tienen tradición alfarera y que siguen manteniéndola en pie hoy en día.

En este blog, nosotros te vamos a contar todo sobre estos destinos. Vas a conocer la historia y las características de las piezas de destinos con tradición cerámica que se encuentran alrededor de Latinoamérica, Europa y Asia, que son los principales continentes exponentes de este arte. Los 11 mejores destinos con tradición cerámica son:

  • Juan Mata Ortiz, México.
  • Capula, México.
  • Quimbaya, Colombia.
  • Ráquira, Colombia
  • Sargadelos, España.
  • La Bisbal del Ampurdán, España.
  • Talavera de la Reina, España.
  • Llamas del Mouro, España.
  • Meissen, Alemania.
  • Jingdezhen, China.
  • Arita, Japón.

Primero, vamos a hablar sobre los destinos de Latinoamérica, luego seguimos con los de Europa y, por último, con los del continente asiático para que lo entiendas mucho más fácil. ¡Empecemos!

Destinos con tradición cerámica en Latinoamérica

1. Juan Mata Ortiz, México

Cerámica de Juan Mata
Tomada de: Pinterest

Mata Ortiz es una localidad del estado de Chihuahua en México que está muy cerca de la zona arqueológica de Paquimé. Allí hace aproximadamente 3 generaciones, resurgió la fabricación de piezas en cerámica gracias al alfarero Juan Quezada que compartió sus conocimientos con este pueblo y a Spencer McCallum que fue quién promocionó a Juan.

Como pasa en muchos pueblos, toda su historia se puede ver a través de estos objetos hechos en cerámica. Y va a seguir siendo así en un futuro, porque allí hay tanto talento que habitan más de 450 alfareros de los cuales algunos han recibido premios nacionales relacionados con este arte, como el Premio Nacional de la Cerámica.

La Cerámica de Mata Ortiz se elabora con técnicas ancestrales que utilizaba la cultura de Paquimé, el pueblo que habitaba antes en este lugar, con diseños elaborados con pinturas minerales y libres de plomo.

Sus piezas, en su mayoría vasijas y ollas, son elaboradas completamente a mano aproximadamente en un lapso de uno a tres meses. Y para su etapa de cocción se utilizan dos elementos principalmente, la cáscara de corteza de árbol de álamo y boñiga, que es estiércol seco de vaca. Este es el estilo de quema rústica que caracteriza sus piezas.

Para modelar sus piezas, utilizan la técnica de churros de la siguiente manera: primero amasan muy bien la arcilla, luego colocan un poco en un molde de yeso con forma de plato, hacen un churro y lo ponen en el borde del molde para luego unirlo al borde de este mismo estirando la arcilla, mientras al mismo tiempo crean las paredes de la vasija.

Es una técnica muy antigua, pero que hoy en día se sigue utilizando bastante porque es una de las más fáciles que hay al no requerir muchas más herramientas que las manos.

El estilo característico que tienen las piezas de Mata Ortiz es gracias al alfarero Quezada que solía utilizar colores ocres y rojizos acompañados de diseños geométricos muy simétricos que hoy en día siguen tan vigentes en cada una de las piezas hechas en este pueblo.

2. Capula, México

Cerámica en Capula México
Tomada de: Pinterest

Capula es una pequeña localidad de Michoacán y es uno de los lugares más reconocidos a nivel internacional de la producción artesanal de México al hacer piezas en cerámica como Catrinas, calaveras, cráneos, vajillas, tazas, macetas, soles, lunas, ranas, entre otros.

La pieza más reconocida de Capula es la Catrina y ya te contaremos por qué, pero además de esta famosa pieza decorada en frío con pinturas acrílicas, también se encuentra una gran variedad de utensilios vidriados para uso doméstico como platos y ollas.

La Catrina puede ser el ícono más representativo de la cultura mexicana y el pueblo de Capula tiene el grande honor de decir que esta figura nació allí. Fue en los años 70’s cuando el alfarero Juan Torres hizo en su taller a este gran ícono de México con la alfarería punteada que es el sello de la cerámica de Capula.

Tan importante es La Catrina en Capula, que hasta tiene su propia feria, La Feria de la Catrina que se celebra la última semana de octubre y la primera de noviembre. Es una gran oportunidad para ver todo el arte y el esfuerzo de los artesanos que exhiben sus piezas más hermosas en las principales calles del pueblo.

Catrinas de Capula
Tomada de: El Sol de Morelia

Te estarás preguntando: “¿Qué es la alfarería punteada?” Verás, es un tipo de decoración que se caracteriza por tener muchos puntos muy diminutos impresos en el barro. Esto hace que algunos diseños tengan movilidad, como flores y animales. Los colores que más utilizan para hacer esto son el rojo, negro y blanco, o verde, azul y amarillo.

El proceso de elaboración de sus piezas es muy sencillo, primero muelen la mezcla de arcilla con una pasta cerámica y luego esa masa la amasan hasta tener la consistencia deseada y se empieza a modelar la pieza en un torno de alfarero.

Para hornear sus piezas utilizan dos técnicas de cocción, una en horno de leña y otra en horno de gas de alta temperatura que hace que las piezas tengan un mejor acabado, sean más resistentes y, por ende, más costosas de lo que son las fabricadas en el horno de leña.

Todas sus piezas tienen dos cocciones, la primera a más de 1.200 °C y la segunda a 1.800 °C, pero en medio de estas dos se le aplica plomo para vidriar el barro y así tener el brillo, resistencia e impermeabilidad necesaria en piezas como las vasijas.

3. Quimbaya, Colombia

Cerámica Quimbaya
Tomada de: Hombres de barro

Esta cerámica que lleva el mismo nombre de su pueblo, comenzó entre los años 500 a.C. y 600 d.C. y las primeras piezas que se crearon eran hechas en oro y en cerámica, en las cuales se representaban aspectos de su vida cotidiana y creencias de su comunidad.

Es uno de los pueblos cerámicos más reconocidos que tiene Colombia por toda su tradición cerámica. Si quieres hacer un recorrido de pueblos alfareros en este país, sí o sí tienes que ir a Quimbaya en el departamento del Quindío.

Algunas de las piezas que se han hecho en la cerámica Quimbaya son figuras humanas, cuencos, jarrones, tazones, instrumentos musicales y cántaros. Entre otras como vasijas de silueta compuesta, vasijas silbantes, copas, alcarrazas y urnas funerarias, que son los objetos más reconocidos de este pueblo.

Para la cerámica Quimbaya la elaboración y decoración de cerámica era diferente dependiendo de la zona, por ejemplo, en el sur las piezas eran decoradas con pintura roja de fondo y encima pintura negra. Y al norte del Cauca con marrón y gris o naranja con adornos blancos.

Su cerámica se reconoce por tener pocos colores, por estar decorada con dibujos geométricos y por ser formas que se pueden asemejar a un globo porque son grandes y redondas. Conoce más a profundidad en nuestro blog sobre la Cerámica Quimbaya.

4. Ráquira, Colombia

Cerámica Ráquira Boyacá
Tomada de: Revisa Semana

Es conocida como La Capital Artesanal de Colombia y precisamente por la calidad de sus artesanías es uno de los principales destinos turísticos de Boyacá y del país. Tiene una larga historia en el arte de la cerámica, desde sus orígenes, ya que todo nace desde el pueblo Muisca que era el que habitaba antes en ese lugar.

Estos conocimientos de alfarería se fueron transmitiendo de generación en generación. Y con la ayuda de la apertura de la primera Escuela de Cerámica en Ráquira en el año 1936, las nuevas generaciones iban innovando en este arte al crear formas que no eran usuales. Un ejemplo son los ceniceros con cabeza de indio Piel Roja.

Al ser un pueblo que tiene orígenes absolutamente relacionados con la cerámica, hoy en día Ráquira está lleno de cerámica por todas partes, en cada calle, a donde sea que mires. Y esa es la parte más llamativa de este pueblo, su riqueza en tipos de piezas, en formas, en modelos.

La mayoría de sus piezas tienen un color rojizo, pero muchas otras tienen colores vivos, así como lo es el mismo pueblo. Y en cuanto a forma, una gran parte son piezas clásicas como las ollas, las pailas y las tazas. Pero también están piezas emblemáticas del pueblo son el caballito de barro, las vírgenes y las plazas de toro.

Si quieres visitar un lugar lleno de tradición alfarera, el pueblito de Ráquira es el indicado para pasar un día o dos días enteros en cada una de las tiendas de cerámica, que por cierto, queda una al lado de la otra. Puedes empezar el recorrido por la plaza principal llena de casas coloridas e ir por las calles aledañas, encontrarás mucha variedad de piezas y precios.

Destinos con tradición cerámica en Europa

5. Sargadelos, España

Cerámica Sargadelos
Tomada de: Pinterest

Es una aldea​ española del municipio de Cervo, en la provincia de Lugo, en la cual desde el año 1806 se crean piezas de cerámica en arcilla blanca que tienen un diseño muy característico y que seguramente todos hemos visto alguna vez.

La identidad de la cerámica de Sargadelos se encuentra en la originalidad de sus diseños, la mayoría inspirados en motivos y formas tradicionales de la cultura gallega y celta. Todas sus piezas están llenas de estos patrones.

Esta fábrica fue inaugurada en la parroquia del ayuntamiento de Cervo y en el 2014 fue declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento. Ya no es solo fábrica, también tiene un museo genial en el que además de admirar este arte, puedes comprar piezas para llevar a tu hogar.

Las piezas que más producen en Sargadelos son de vaijlla, de uso doméstico, pues están hechas de loza blanca que se ve perfecta para acompañar las comidas en una reunión con amigos o familia. Además, la gran mayoría tienen sus diseños en ese azul oscuro que las distingue.

6. La Bisbal del Ampurdán, España

Cerámica de La Bisbal
Tomada de: Vilá Clara

La Bisbal es uno de los centros cerámicos más importantes de Cataluña y España, esta ciudad está 100% orientada a la comercialización de todo tipo de productos cerámicos. Si no todo son talleres de cerámica, son empresas que suministran los equipamientos y las máquinas para los talleres. Allí todo, literalmente, gira entorno al arte de la alfarería.

La cerámica es y ha sido una de las principales actividades económicas de esta población, desde el siglo XVIII. Se dice que la primera noticia que se dio sobre esta actividad en La Bisbal fue en 1502.  Durante todo este tiempo se fue creando la identidad de sus piezas que se basa en esmaltes de colores vivos y decoraciones muy simples o casi inexistentes.

En esta ciudad fueron tan astutos que registraron la marca “Cerámica de La Bisbal” y cada año se celebra una de las ferias de artesanía más importantes de España en diferentes fechas dependiendo del año. Gran manera de atraer público y ventas de sus piezas utilitarias como vajillas, ¿no crees?

No solo hay talleres y empresas que trabajan para la cerámica, también hay diferentes actividades a nivel institucional como la Escuela de Cerámica para que las futuras generaciones aprendan sobre este arte, y el Terracotta Museu que es un museo solamente de cerámica. Es una de las pocas instituciones de Cataluña que están pensadas para la preservación, conservación y difusión del patrimonio material y cultural de la cerámica. ¡Fantástico!

7. Talavera de la Reina, España

Cerámica Talavera
Tomada de: La Cerca

Talavera se conoce como La ciudad de la cerámica, pues lleva cinco siglos llenándose de tradición cerámica al producir miles y miles de piezas, tanto así que en el 2015 la cerámica de Talavera fue declarada Bien de Interés Cultural.

Esta cerámica proviene de España, pero hubo un momento en el que se expandió tanto que llegó a América y en México los alfareros le dieron un toque propio. Hoy en día es un aspecto que se comparte entre ambos países.

Los principales objetos que crean en esta ciudad están hechos con loza de arcilla y tienen decoraciones con esmaltes metálicos. Además, cuentan con 3 usos principales, que son el doméstico para piezas como platos, jarrones y floreros, el decorativo y en forma de azulejos.

Además de sus usos, formas y colores, la cerámica Talavera tiene un aspecto más que la hace sumamente especial y diferente a las demás, que es su proceso de elaboración.

Para crear una pieza, los artesanos pisan el barro para explotar las burbujas de aire y retirar cualquier impureza, y después lo moldean en un torno de alfarero. Dejan que se seque por unos días y la cuecen una primera vez a 850 °C.

Luego le aplican el vidriado inicial de color blanco y se decora con algunos de los colores más reconocidos de sus piezas, como el azul, amarillo, naranja, verde y malva. Y para finalizar, se hace una segunda cocción para que se vea muy brillante. La creación de una de estas piezas puede tomar entre uno y tres meses de trabajo.

Todo este trabajo se vio reconocido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) cuando su arte fue reconocido como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

8. Llamas del Mouro, España

Cerámica de Llamas de Mouro
Tomada de: Pinterest

Está ubicado en Asturias en España y lo que diferencia su cerámica de las demás que hay en el país, es su color negro que se consigue al cocer las piezas en un horno de leña que se tapa cuando ya están hechas para que no respiren. Y es el humo el que les da su tonalidad negra.

Es una tradición que está desde los años 30 en Llamas de Mouro y cada uno de los conocimientos obtenidos durante tantos años se ha ido transmitiendo generación tras generación. Actualmente, es el único lugar de España en donde se sigue haciendo cerámica negra gracias a los hijos del alfarero Jesús Rodríguez Garrido.

La cerámica de Llamas es apreciada también por la resistencia y la gran conservación de alimentos que permiten estas piezas. Pero todo esto es gracias al exhaustivo proceso de elaboración.

Primero, tienen que ser muy cuidadosos en la elección de la arcilla. Utilizan dos tipos, uno claro que se deja reposar en agua y el “colorao” que se debe triturar antes de la mezcla. Cuando ya está bien amasada la arcilla, se crea una bola del tamaño adecuado para la pieza que se va a realizar y después se modela de pie en un torno de alfarero.

Cuando están moldeadas y ligeramente endurecidas al sol, se les saca un poco de brillo con una piedra de mar que también funciona para imprimir y crear diseños sobre la pieza teniendo como base líneas paralelas o círculos.

Algunas veces utilizan la técnica de decoración de incisiones con un punzón para obtener rasgados geniales. Luego, las piezas se meten al horno y se cubren con trozos de vasijas y tierra con hierba, y poco a poco se va cambiando estos trozos cuando los anteriores ya se hayan consumido por el fuego.

Para el proceso de cocción, la mezcla de las leñas también es muy importante. Se utilizan raíces de piorno y otras leñas naturales de la zona, que en general aporten muchas calorías como cepas secas de brezo o roble.

La mayoría de las piezas que tienen este maravilloso color negro brillante son cántaros, ollas, queseras, cuencos, recipientes para hacer mantequilla y jarras para vino.

9. Meissen, Alemania

Meissen cuenta con 300 años de tradición cerámica y es conocida como la reina de las porcelanas de Europa al ser la una de las más antiguas del continente en este arte. Por esa época, el alquimista alemán Johann Friedrich Böttger estaba intentando convertir el metal en oro y resultó encontrando la fórmula para hacer porcelana.

Las piezas hechas en Meissen, las más antiguas, están consideradas entre las más costosas que hay en el mundo. Hay coleccionistas que estarían dispuestos a pagar cualquier cifra por ellas.

Esto es porque se destacaba mucho la nitidez y la definición de los detalles en cada una de las piezas. Detalles que se daban a través de moldes para decorar. Algunas veces las piezas, que eran imitaciones de figuras de plata barrocas y cerámicas chinas, eran pulidas y abrillantadas antes del proceso de cocción para tener un mejor acabado.

Las primeras vajillas que se hicieron eran muy simples, pero con el tiempo y con la ayuda de algunos alfareros y artistas, se empezaron a implementar diseños para decorar.

Un diseño muy reconocido de Meissen es el “modelo de la cebolla” o Zwiebelmuster en su idioma original, que se lleva haciendo casi durante los 3 siglos que lleva existiendo esta cerámica. Es tan famoso que ha sido copiado por más de 60 compañías alrededor del mundo.

Este es el diseño, te darás cuenta de que seguramente sí fue muy copiado por que lo hemos visto alguna vez en nuestras vidas. Básicamente el “modelo de la cebolla” es que tiene decoraciones de algunas flores y una que otra figura de cebolla en color azul.

Cerámica de Meissen Alemania
Tomada de: Pinterest

Destinos con tradición cerámica en Asia

10. Jingdezhen, China

Porcelana Jingdezhen
Tomada de: Made In China

Es conocida como La Cuna y Capital de la Cerámica y Porcelana de China, ya que tiene dieciséis siglos de historia con esta industria. Durante siglos, Jingdezhen ha sido sede de los hornos cerámicos de los emperadores de este país y también fue allí donde se crearon los primeros talleres artesanos de toda China.

Jingdezhen es uno de los mayores surtidores de cerámica del mundo. Surte con su producción a la mitad del mundo con sus tazas, platos y jarrones hechos en cerámica y porcelana que fueron hechos para los emperadores chinos.

Sus piezas se caracterizan por estar hechas en porcelana y por tener decoraciones hechas 100% hechas a mano en color azul que hacen que las piezas se vean sumamente delicadas y prolijas.

El gobierno chino tuvo la gran idea de crear en La Cuna de la Cerámica el Museo de la Historia de la Cerámica para mostrarle a personas de cualquier parte del mundo cómo fabricaban sus piezas en la época imperial. Además, tienen varios hornos cerámicos del siglo XIV que marcaron la historia de este arte en su país.

Aunque con este museo y la historia de la ciudad se busca por sobre todas las cosas preservar la tradición de la cerámica de Jingdezhen, algunos artistas más jóvenes y contemporáneos quieren incluir algunas formas y conceptos novedosos a su tradición alfarera.

Claro está, encontrando un equilibrio entre las innovaciones y el respeto y el valor que se merece el pasado. Y eso es lo que intentan demostrar en sus creaciones, una mezcla entre la tradición de su ciudad, de sus antepasados y la modernidad de la que han aprendido al viajar y conocer nuevas técnicas y corrientes, como hacen la mayoría de alfareros modernos.

11. Arita, Japón

Porcelana de Arita
Tomada de: Revista Victoria

Arita es una de las ciudades más reconocidas de Japón en cuanto a la cerámica, porque se cree que es el lugar de origen de la porcelana japonesa al tener una historia de más de 400 años.

Las piezas que crean en Arita se pueden identificar por su base blanca translúcida de la porcelana, las decoraciones únicas de paisajes, flores, animales y algunas escenas con personas, y por el uso de muchos colores que decoran a la perfección las piezas.

Arita también se conoce por la producción del tipo de porcelana llamada Imari que fue muy apreciada por la realeza y la aristocracia durante los siglos XVII y XVIII en Europa y en Turquía.

Durante los últimos años de la historia de este pueblo, se han creado fuertes lazos con la ciudad de Meissen, que como te contamos anteriormente también es muy famosa por su porcelana.

Para conocer más sobre la historia de la cerámica y la porcelana japonesa y de Arita, está el lugar perfecto: el Museo de Cerámica de Arita, que dicen que esconde los secretos de esta porcelana y además cuenta desde una perspectiva más interna y profunda todo sobre los orígenes del pueblo.

Además, todos los años se celebra La Feria de Cerámica de Arita del 29 de abril al 5 de mayo en la que se instalan al menos 500 puestos de cerámica artesanal en los 4 kilómetros de la calle Sarayama donde podrás apreciar la porcelana Arita y de paso comprar a diferentes precios.

Hemos llegado al final de este blog y como pudiste ver en las imágenes, siempre hay algo en las piezas de una cultura o ciudad que se asemeja mucho a las de otra, y esto es porque la historia de la cerámica siempre se ha formado desde la inspiración de los pueblos más antiguos, especializados o con más conocimientos.

Esperamos hayas aprendido mucho sobre los 11 mejores destinos del mundo con tradición cerámica, con los que puedes conocer cada vez más sobre la historia de este arte y cómo se desarrolla en las diferentes zonas del mundo.

Compartir

Leave a Comment

Your email address will not be published.