Cómo hacer tu propia arcilla casera en 7 pasos

cómo se hace la arcilla casera

No hay nada mejor que hacer algo con tus propias manos mientras ahorras dinero, ¿no crees? Pues si estás planeando crear alguna figura o pieza en arcilla, te tengo una buena noticia. Hay una manera sencilla, rápida y económica de hacer tu propia arcilla.

A lo largo de este blog te vamos a contar todos los materiales que necesitas, los pasos que debes seguir y algunos consejos muy prácticos para que sepas cómo conservar esta arcilla casera.

Y es que hay varios tipos de arcilla totalmente terminados que podríamos comprar en tiendas online o tiendas físicas, pero también existen algunos tipos que se pueden hacer en casa porque requieren materiales muy fáciles de conseguir.

La porcelana fría y la arcilla polimérica son los otros dos tipos de pastas moldeables, además de la arcilla casera, que puedes hacer con tus propias manos en la cocina de tu casa.

Así que, si ya estás listo para empezar a aprender, crear y ahorrar, ¡empecemos!

¿En qué podemos utilizar la arcilla casera?

Al igual que con la porcelana fría y la arcilla polimérica, los objetos que puedes hacer en este material son por lo general pequeños. Como ejemplos, tenemos manualidades para decoración de escritorios, colgantes, adornos para navidad, pisa papeles y pequeños platos.

Si quieres hacer objetos muy grandes no te recomendamos estos tipos de arcilla, pues, aunque son resistentes, sí tienden a ser un poco más frágiles que las piezas hechas por ceramistas profesionales, que en su mayoría usan el barro rojo o arcilla de alfarero, como se le llama usualmente.

manualidades que se pueden hacer con arcilla casera
Tomada de: LosAbalorios.com

¿Cómo se hace la arcilla casera?

Dedicarse una tarde a hacer esta arcilla es realmente perfecto porque puedes desestresarte y pasar un momento divertido. Y si tienes hijos, sobrinos o primos pequeños también te pueden acompañar en el proceso. Así que, mientras creas algo con tus propias manos, al mismo tiempo puedes estar creando nuevos momentos en familia.

Los materiales son súper fáciles de conseguir, los pasos son sencillos de seguir y, además, cualquier persona puede hacerlo. ¡Es genial!, ¿no?

Materiales

Los materiales no son solamente fáciles de conseguir, además son muy económicos y puede que hasta ni tengas que ir a la tienda a comprarlos. Seguramente los tienes a tan solo unos pasos en tu cocina. Vamos a verificar si esto es cierto, vas a necesitar:

  • 2 tazas de bicarbonato de sodio
  • 1 taza de harina o fécula de maíz
  • 1 taza de agua
  • Colorante líquido alimentario (es recomendable si quieres darle color a tu arcilla)
  • 1 olla antiadherente
  • 1 cuchara de madera o plástico
  • 1 recipiente de vidrio o plástico

Paso a paso

Ya que tienes todos tus materiales listos, vamos a empezar con los pasos para que hagas correctamente tu arcilla casera.

Paso 1: Lo primero que debes hacer es tomar tu olla antiadherente, colocarla en una mesa y verter en ella los 3 principales ingredientes que te dijimos anteriormente: el bicarbonato de sodio, la harina de maíz y el agua.

Es muy importante que la olla tenga casi intacto el antiadherente, porque la idea de que se haga en una olla así es que la pasta moldeable no se quede pegada, sino que se pueda manejar fácilmente, además de no dañar la olla.

Paso 2: Con la olla fuera del fuego, debes empezar a mezclar los ingredientes con una cuchara por uno o dos minutos.

Justo aquí es donde puedes pedirle ayuda a tu niño para que mezcle y él también sienta que ayudó en el proceso.

Paso 3: Ya que está hecha la mezcla, puedes poner la olla en el fuego y colocarla a fuego lento por unos 8 o 10 minutos. Pasará de ser una mezcla líquida a algo parecido a un puré de papa.

Una recomendación para que tu arcilla no quede con grumos es que durante los 8 o 10 minutos estés revolviendo todo el tiempo la masa.

Paso 4: Cuando ya tenga el aspecto de puré de papa, tienes que retirar la mezcla del fuego y de la olla de antiadherente, para luego colocarla en el recipiente de vidrio o plástico.

Debes tapar el recipiente con una tapa o un paño húmedo para que tu arcilla no se vaya a secar.

Paso 5: Luego de unos minutos revisa si la arcilla ya está casi fría o fría del todo.

Paso 6: Si la masa ya está en este punto, sin miedo empieza a amasarla hasta que quede de una textura suave, manejable y homogénea.

En este paso también puedes pedirle ayuda a tu niño. Para ellos suele ser el paso más interesante y divertido.

Paso 7: Si quieres que tu arcilla tenga colores, este es el momento perfecto para agregarle unas pocas gotas de colorante a la masa y seguir amasando para que toda la masa tenga el color que elegiste.

Para que no te manches las manos, puedes utilizar guantes. Y como debes cuidar muy bien tu área de trabajo, para proteger tu mesa, puedes colocar un pedazo de plástico sobre ella.

Paso 8: ¡Disfruta creando manualidades con tu arcilla!

Paso 9: Cuando termines de poner toda tu imaginación en la creación de tu manualidad, debes dejarla secar al aire libre. Esta es una de las mejores partes de esta arcilla, que no necesitas de hornos, ni ninguna máquina para el secado de tu pieza.

cómo se hace la arcilla casera
Tomada de: Pinterest

Cómo almacenar y conservar la arcilla casera

En caso de que hayas hecho mucha arcilla o no la hayas utilizado toda, no te preocupes que la puedes guardar y usarla en una próxima ocasión. Pero para que la siguiente vez que la vayas a utilizar esté en un buen estado, tienes que seguir algunos consejos para conservarla.

Algunos consejos para almacenar la arcilla

Son pocos los consejos para tu arcilla que se conserve bien, pero son muy efectivos, así que no dudes en seguirlos al pie de la letra.

  • Puedes colocar la masa en una bolsa con cierre hermético. Y si tienes masas de diferentes colores, es mejor que las coloques en bolsas diferentes para que no se mezclen.
  • Un envase de vidrio también es una gran opción para almacenarla, además que de paso ayudas al planeta al no usar bolsas plásticas.
  • No dejes tu arcilla bajo el sol o en un lugar caluroso. Es mejor dejarla en un lugar fresco para que te dure mucho tiempo.
  • Algunas personas guardan su masa dentro de un refrigerador para que se mantenga compacta.

5 consejos para hacer y manejar arcilla casera

Ya te explicamos todo el proceso de fabricación de esta pasta moldeable, pero aún quedan unos consejos que puedes seguir para que te sea más fácil hacerla y te quede mejor hecha.

1. Seguidamente dale vueltas a tu pieza para que se seque por todas partes.

2. Como la arcilla se encoje un poco cuando se seca y puede que se quiebre, puedes repararla con un poco de arcilla con agua. Esto es porque con el contacto del agua se convierte de nuevo en una pasta y te permite moldear esa parte.

3. Para proteger tus manualidades, cuando estén secas puedes aplicarles dos manos de barniz sellador transparente. También hará que se vean mucho más bonitas.

4. Cuando termines de hacer tu pieza, guarda enseguida la arcilla restante para que no se seque y por ende no puedas usarla una vez más.

5. Si dejaste por mucho tiempo tu arcilla en el refrigerador o en donde la guardaste, y ya está seca, puedes intentar amasarla hasta que recupere su textura suave. Si esto no funciona, puedes ponerle un poco de agua o aceite de oliva para que recupere un poco de humedad y de nuevo amasa muy bien para que el aceite se integre o no manche la masa.

Con estos consejos llegamos al final de este blog y nos alegra mucho acompañarte en tu proceso de aprendizaje, así que si quieres tener muchos más conocimientos sobre la cerámica y todo lo que la compone, ¡visita nuestro Club de Cerámica y haz parte de él!

Compartir

Leave a Comment

Your email address will not be published.