Tipos de Alfarería: Todo lo que Necesitas Saber

Tipos de Alfarería: Todo lo que Necesitas Saber

Sabemos que cada vez te interesa más el mundo de la cerámica y la alfarería. Es por esto que en el blog de hoy te contaremos de los diferentes tipos de alfarería que existen según su finalidad.

Al final del blog, podrás entender las diferentes funcionalidades que se le ha dado a la cerámica y cómo estas fueron cambiando a lo largo del tiempo. 

¿Qué es la Alfarería?

La alfarería hace referencia al arte de crear artilugios y objetos a partir de materia prima como el barro o la arcilla ya sea de forma manual o con ayuda de instrumentos como el torno.

Esta tradición se remonta al periodo paleolítico y ha perdurado hasta nuestros días gracias a la adaptación y evolución de los procesos de las diferentes culturas.

De esta forma, la alfarería se posiciona como uno de los oficios más antiguos con creaciones como tazas, jarrones, piezas decorativas, entre otros.

¿Qué hace un Alfarero?

Se le define como alfarero a aquella persona que posee las técnicas y herramientas necesarias para realizar la alfarería. En la actualidad, se le relaciona con las personas que estudian las Artes Plásticas.

El alfarero es la persona encargada de todos los procesos artesanales desde que la pieza está desde cero hasta la creación final. En resumen, esta persona se encarga de diseñar, moldear, tornear, cocer y decorar una pieza.

¿Cuál es la Diferencia entre Alfarería y Cerámica?

Al ser conceptos muy similares, se suele confundir o incluso creer que la alfarería y la cerámica son el mismo proceso, lo cual es erróneo.

Si bien en un principio para los griegos la cerámica era el nombre que usaban para referirse a la alfarería, el concepto evolucionó con los años.

Mientras que en la alfarería se habla de un proceso para crear objetos a partir de barro o arcilla y que requiere el uso de un torno, en la cerámica este elemento no es necesario.

La cerámica se refiere a todos los procesos de creación de piezas de forma artesanal a partir de diversas técnicas, lo que quiere decir que no obligatoriamente usa el torno. Dentro del proceso de cerámica encontramos técnicas como el moldeado a mano, lo que permite una creación de piezas más libre.

Por otro lado, también podemos encontrar la diferencia entre estos dos términos según los objetos que se realizan. 

La alfarería se encarga principalmente de crear piezas de uso doméstico, culinario y funcional. La cerámica, por su parte, ofrece un catálogo mucho más amplio: desde objetos decorativos hasta herramientas para el día a día.

De la misma forma, se puede notar la diferencia en el uso de los materiales de cada proceso. Mientras que en la alfarería se utiliza la arcilla porosa de tono rojizo, en la cerámica se suelen usar materiales más fáciles de manipular como la arcilla polimérica o la porcelana.

Alfarería de agua

Dentro de esta categoría, se encuentran todos los objetos de cerámica cuyo uso principal era para almacenamiento de líquidos. 

Para este conjunto de elementos, las piezas eran pasadas por procesos de basto o vidriada. En el basto, las piezas no tenían tanta calidad y cuidado como las vidriadas, a las cuales se les aplicaba una especie de capa luego de su cocción, lo que le daba una apariencia brillosa y cristalina.

El comienzo del desuso de la alfarería de agua se dió con la llegada de las tuberías y servicio de agua potable a los pueblos. Así, estas herramientas que eran indispensables para cubrir una necesidad, fueron reemplazadas rápidamente.

Entre los objetos más característicos que encontramos en esta categoría están las cantimploras, los cántaros, las jarras y jarrones, las botijas, entre otros elementos hechos en barro.

Alfarería de corral, campo y ribera

En esta categoría se encuentran todas aquellas piezas hechas en cerámica que de alguna u otra forma sirvieron para aportar soluciones a la convivencia y trato entre el hombre y los distintos animales.

En la antigüedad, los artistas alfareros se vieron en la tarea de ingeniar diversos artefactos que les permitieran facilitar su relación con los animales en todos los aspectos. 

Desde el cuidado hasta el exterminio, se crearon diversas subcategorías para este tipo de alfarería.

Alfarería para Aves

La alfarería para aves estaba hecha para la cría y cuidado de animales como gallinas, pavos, patos y palomas. También era usado para las aves silvestres que pudieran encontrar estas piezas en su camino.

Las piezas principales que se hacían eran casas, bebederos y comederos para aves hechos en barro.

Alfarería para Ganado

Esta categoría era principalmente empleada en las granjas y en el campo. Resultaba útil para trabajar con animales como ovejas, cabras, vacas y caballos. 

Se fabricaban recipientes de la familia de las herradas, usados para todo lo relacionado con el ordeño. También vasijas de uso más decorativo para guardar alimentos, como las queseras, botijas y mantequeras.

Alfarería para Insectos

Este tipo de alfarería se vió principalmente útil para el contacto con las abejas. Los alfareros de la antigüedad comenzaron a crear mieleras para la conservación y transporte de la miel.

Alfarería para Cría y Caza

Como herramienta útil para la cría de diferentes especies de animales, se implementó el uso de criaderos. Desde conejeras, hasta ponedoras de huevos para las gallinas y perdices.

Para la conservación de los caracoles, por ejemplo, los alfareros crearon las caracoleras, una especie de jarrón con orificios para mantener frescos los caracoles hasta que fueran cocinados.

También implementaron el uso de herramientas para exterminar a los animales. Se encuentran en esta categoría las trampas para ratones, el ajuar para las matanzas de los cerdos e incluso los lebrillos para la caza de serpientes.

Alfarería para el Mar

Los animales de mar no se salvan de conocer las invenciones humanas. Se introdujeron al oficio del pescador las pulperas para almacenar a los pulpos y las anguileras. 

Como instrumento útil durante la estancia en aguas turbulentas, se creó también un botijo con forma cónica hecho especialmente para mantener la mayor estabilidad posible durante el brusco movimiento de los viajes de los pescadores sin derramar su contenido.

Alfarería de fuego

Dentro de esta categoría de la alfarería están todos aquellos artefactos que eran principalmente usados en tareas de cocina o que tuviesen contacto directamente con el fuego.

Estos objetos estaban hechos en arcilla, material que era resistente a las altas temperaturas a las que eran expuestas las artesanías.

Si bien la mayoría de estos objetos eran fabricados con la técnica del vidriado, muchos otros también eran hechos con la técnica de alfarería de basto.

Los objetos que eran fabricados eran usados mayormente en la cocina. Encontramos aquí ejemplares como hornillos, ollas. anafes, asadores, chocolateras, cazuelas y cacerolas, etc.

Entre aquellos objetos que no eran principalmente usados en la cocina, estaban los incensarios, los candiles y las palmatorias.

Alfarería del aceite

Aquí yacían el conjunto de elementos de cerámica que servían para el almacenamiento y transporte de distintos aceites.

Este tipo de alfarería está catalogada como una de las más antiguas, teniendo como base documentaciones de su práctica desde el tercer milenio a.C, donde se descubrieron recipientes enormes capaces de guardar hasta 120.000 kg de aceite.

La alfarería del aceite fue una de las principales fuentes de comercio para los romanos, griegos y fenicios. Tanto así que además de su uso medicinal y culinario, el aceite era dado como premio en las festividades y torneos.

Para estos objetos se empleaba tanto la técnica de alfarería de basto como la de vidriado. Existieron piezas populares que servían tanto para almacenar como para transportar, a continuación se revisarán algunas de ellas.

Aceitero

Recipiente pequeño de uso casero en el que las familias almacenan el aceite para su uso diario en la cocina o doméstico. Su composición ha evolucionado con los años y las diversas culturas que lo han adaptado.

Ánfora

Jarrón de transporte y almacenamiento de diversos aceites con base gruesa y cuello delgado y corto. Fue por mucho tiempo el mejor objeto en el que se podía transportar grandes cantidades de aceite. Los registros dicen que eran capaces de almacenar hasta 50 litros.

Botija

Constaba de un recipiente con forma de ánfora pero de menor tamaño que servía para almacenar aceites. Existen muchas variaciones de este recipiente que se han registrado con los años, como por ejemplo la botija perulera, proveniente de España y pieza fundamental en su comercio durante el siglo XVI.

Candil

Lámpara de aceite de tamaño pequeño lo suficientemente liviana como para sostenerla con las manos. Funcionaba con una mecha de lino que, al encenderse y hacer contacto con el aceite, se encendía. 

Fue de gran importancia para diferentes culturas que consiguieron adaptarlas, tal fue el caso de Marruecos, Palestina y Creta en el siglo VIII a.C.

Cántaro

Recipiente de uso doméstico que sirvió principalmente para guardar aceite de oliva. Hace parte de la familia de cantarillas y cántaras, otros envases que eran usados en los hogares para almacenar líquidos y aceites.

Orza

Recipiente usado en la maceración y conserva de aceites y sólidos. Su uso era fundamental para aprovechar los aceites usados previamente.

Tinaja

Vasija de gran tamaño que fue elemento clave para la comercialización y almacenamiento del aceite de oliva. Su apariencia era similar a la del ánfora y era capaz de almacenar hasta 100 litros de aceite (las grandes tinajas eran conocidas como solseras).

Ungüentario

Recipientes pequeños que tenían la forma de un jarrón diminuto en el que eran guardados diferentes bálsamos y ungüentos para uso personal y médico. Los griegos consiguieron crear diversos tipos de ungüentarios con el tiempo que implementaban en su día a día.

Alfarería del vino

Se refiere al conjunto de objetos en cerámica cuyo propósito era el almacenamiento y transporte de vinos. Para estos artilugios, se usaban las técnicas de alfarería tanto de basto como de vidriado.

Su origen proviene de las culturas de oriente medio, griega y romana. La importancia de esta alfarería se dió porque el vino era la única bebida que se podía conservar sin echarse a perder. De alguna forma u otra, buscaron la forma de conservarla para el consumo.

Entre los ejemplares de esta categoría encontramos los cántaros, capaces de almacenar hasta 17.000 litros; los cuartillos, capaces de almacenar hasta medio litro y las botijas, las jarras y las tinajas que se usaban constantemente en las celebraciones y fiestas.

Alfarería de Ritos y Tradiciones

Finalmente, encontramos la categoría en la que se encuentran artilugios más específicos para cada celebración, rito o tradición. 

Alfarería de novia

Dentro de esta categoría se encuentran todas aquellas piezas usadas en los ritos relacionados a las parejas, mayormente reconocidos por ser los elementos que se encuentran en los matrimonios.

Este tipo de alfarería hace parte del grupo de alfarerías femeninas junto a la de cortejo y compromiso. Se reconocen no por su tipología, pues aquí yacen incluso piezas de alfarería de agua y vino, sino por su carga cultural y valor dentro de las ceremonias.

Como ejemplo de las piezas de cerámica más características de este conjunto encontramos la jarra de cuatro picos, el botijo de novia onubense, el gánigo, la olla de boda y el cántaro de novia. En su mayoría, estos artilugios se usaban en España para celebrar a la pareja.

Cántaro de Novia

El cántaro de novia se caracteriza principalmente por ser una pieza delicada decorada con trazos finos desde la base hasta la corona.

Antiguamente, cuando la pareja hacía público su compromiso, el hombre regalaba un cántaro a su prometida para que este fuera usado en la boda. Esto representaba un acto de posesión en aquel entonces que la mujer presumía con orgullo a sus allegados.

Gánico de Unión

Consistía en un recipiente hecho en barro o arcilla proveniente de las islas Canarias. Era una pieza importante en las ceremonias matrimoniales pues representaba la unión de la pareja. 

Incluso, si la misma pareja ya no quería seguir más comprometida, debían presentarse ante el consejo de ancianos para así romper el gánico como acto simbólico de que la relación también ya había terminado.

Alfarería para Hechicería

Aquí se encuentran los artilugios hechos con fines esotéricos y místicos, también relacionados constantemente a la hechicería.

Dentro de los objetos más representativos encontramos los amuletos de barro, de los cuales todavía se conservan piezas del mediterraneo prehispánico.

También se encuentran aquellos objetos que se usaban en la preparación de rituales, como los calderos, la belarmina, el cazo y las tazas. Estos elementos hacían parte esencial de la tradición esotérica española del siglo XII y XIII.

Alfarería para Funerales

Se refería al conjunto de objetos simbólicos usados en los ritos de difuntos. Las cerámicas más importantes eran los platos de los difuntos, que se decoraban con el nombre del fallecido y eran puestos sobre su lápida. 

Para el día de todos los santos se usaba el asador de castañas, una olla pequeña hecha en barro o arcilla con varios agujeros a los costados. La tradición consistía en quemar estos frutos durante el Amagüestu, nombre de la fiesta pagana, pues se creía que así se liberaban las almas del purgatorio.

Alfarería Religiosa

En esta categoría se encuentran todos los objetos y artilugios de cerámica que eran usados en templos y ceremonias religiosas, principalmente relacionadas a los ritos cristianos y romanos.

Uno de los más comunes artilugios dentro de esta alfarería es la benditera o recipiente donde se deposita el agua bendita a la entrada de los templos. 

Por otro lado, las representaciones de distintos momentos simbólicos dentro de cada religión suelen ser representados en cerámicas decorativas que actualmente se venden alrededor del mundo. Desde escenas como la crucifixión de Jesucristo, hasta escenarios de la Virgen María rodeada de querubines.

También es muy común encontrar decorados alusivos a las diferentes religiones plasmados en cerámicas como botijos, jarras, jarrones, platos y tazas. La religión ha sido una gran fuente de inspiración que ha acompañado a la alfarería desde sus inicios.

Cierre

Esperamos que este blog te haya gustado tanto como a nosotros. Gracias por leer. Nos vemos en una próxima ocasión.

Compartir
Scroll al inicio