Descubre qué son los desengrasantes y sus usos en la cerámica artesanal

Feldespato desengrasante para arcillas

¿Desengrasantes para cerámica? ¿Acaso necesito aplicar un aceite a mi cerámica? ¿Esto va a eliminar manchas de mis piezas? Sí, sí… sabemos que tienes muchas dudas respecto a este tema, pues puede que sea la primera vez que escuchas la palabra “desengrasantes” en el contexto de la cerámica artesanal. 

Pero, ¡no te preocupes! El día de hoy te contaremos todo lo que debes saber sobre los desengrasantes, qué son, sus tipos, sus usos y más. 

Y sin más preámbulos, empecemos.

¿Qué son los desengrasantes?

Los desengrasantes son aquellos materiales que se agregan a la arcilla para que esta no tenga una plasticidad excesiva, una característica que implica que la arcilla se pueda deformar durante todos los procesos a los que la vas a someter, como, por ejemplo, la cocción, que es el paso por el cual una arcilla muy plástica se rompe fácil.

Normalmente los desengrasantes son usados en los tipos de arcillas como loza, arcilla de bola y terracota. 

Los desengrasantes permiten que tus objetos en barro se vuelvan más resistentes, sean fáciles de manejar, no se quiebren con los cambios de temperaturas y su retracción a la hora del secado sea la mejor, es decir, que se conserven con la forma que modelaste sin deformarse.

Un poco de su historia 

Antes de contarte cuáles son los tipos de desengrasantes que existen, primero debes conocer un poco de su historia. ¡Adelante!

Así como el origen de la cerámica se dio en el periodo neolítico, con ella se dieron los desengrasantes como complemento para el barro que era usado por los antepasados. Las personas antes usaban los desengrasantes para hacer que su barro se volviera más resistente al momento de mezclarlo con agua y para que no le salieran grietas mientras pasaban por el proceso de cocción. 

Los desengrasantes eran y actualmente siguen siendo extraídos de la naturaleza, dentro de estos se encuentran, por ejemplo, arena, rocas, piedras preciosas, estiércol, carbón de leña, paja, rocas volcánicas, conchas molidas, calcita, huesos, entre otros. Estos eran molidos o triturados, cuando se encontraban en estado de polvo se mezclaban con el barro y agua, y de esta manera comenzaban a amasar y a formar todas sus piezas. 

Los hallazgos y avances 

Los primeros hallazgos de piezas con algún tipo de desengrasante fueron descubiertos en Arene Candide, un sitio arqueológico ubicado en Finale Ligure, Italia. 

Con el análisis hecho a las piezas, las cuales consisten en vasos con paredes gruesas, se descubrió que corresponden al periodo Neolítico Antiguo, estas piezas representan la presencia de los primeros grupos de agricultores y ganaderos de la zona. Además, se descubrió que los tipos de desengrasante que fueron usados por estos grupos para la fabricación de estas piezas eran chamote y calcita triturada. 

Los siguientes descubrimientos fueron hallados en Fontdes-Pigeons, Francia. En este lugar se encontraron restos de piezas en cerámica que al igual que las anteriores pertenecían al periodo Neolítico Antiguo, sin embargo, y gracias a los estudios realizados a estos restos de piezas, se pudieron encontrar 3 avances en cuanto al uso del tipo y la cantidad de desengrasantes para esa época y en esa civilización. 

En la primera pieza se logró descubrir que fue añadida bastante cantidad de chamote y un poco de hueso. En la siguiente pieza se encontraron restos de chamote y calcita, estos en una cantidad equilibrada. Finalmente, en la tercera pieza se encontraron únicamente pequeños rastros de calcita triturada. 

Los terceros hallazgos se dieron en la cueva de Can Sadurní, en Barcelona, España. Al igual que en las piezas de Francia, en estos descubrimientos se encontraron únicamente rastros de chamote. En unos objetos, menor cantidad de chamote que en otros, pero no se hallaron sobras de algún otro tipo de desengrasantes.

Otros hallazgos ocurrieron en la Bauma del Serrat del Pont, en Girona, España. En estos fueron sorprendentes los descubrimientos que se hicieron, pues su análisis arrojó que no se usó ningún tipo de desengrasantes.

Con lo anterior se evidenció que a medida que los antepasados fabricaban sus piezas y experimentaban aplicando variedad de desengrasantes y su cantidad, poco a poco fueron descubriendo la mejor manera para hacer de este proceso más fácil y menos demorado. Incluso escogieron el mejor desengrasante y el más resistente para cada tipo de piezas, dejando en primer lugar al chamote y en segundo a la calcita. Un gran avance, ¿no crees?

¿Qué tipos de desengrasantes se usan en la cerámica artesanal?

Como te lo mencionamos antes, existen muchos tipos de desengrasantes que se han usado desde el inicio de esta práctica ancestral, sin embargo, hoy te vamos a hablar sobre los 5 más conocidos y usados desde el pasado hasta la antigüedad. Estos son el chamote, el cuarzo, la arena, la sílice y los feldespatos. 

Chamote

El chamote, o también llamada grog, es una arcilla proveniente de piedras la cual es calcinada, triturada o molida y que se agrega a arcillas muy plásticas para darle mayor resistencia a este tipo de masas. 

Es importante que sepas que el chamote le da a la arcilla texturas ásperas y rugosas y esto depende de la cantidad que se agregue. También debes saber que esta textura se transmite a los barnices ya quemados, es decir, una vez quemada la pieza, conservará algo de esta textura. 

Tomada de OSVALDO MARTIN

¿Cómo usar el chamote como desengrasante?

A continuación, te mostramos cómo se usa el chamote para mezclarlo con arcillas plásticas. 

Paso 1:  normalmente el chamote se encuentra en forma de piedras, así que lo primero que tienes que hacer es triturar estas piedras hasta que queden casi hechas polvo. 

Paso 2: deja ese polvo en una olla o recipiente. 

Paso 3: utiliza un cernidor o colador para pasar el polvo de chamote por ahí, esto te servirá para obtener un polvo más fino, y es este el que vas a usar para tu arcilla. Asegúrate de tener otro recipiente en la parte de abajo en el cual caerá el polvo del colador. 

Paso 4: una vez tengas listo tu chamote en polvo, aplica la cantidad que consideres necesaria a la mezcla de arcilla o barro con agua. 

Recuerda que entre más cantidad, tu pieza puede obtener más firmeza, pero, si te excedes no podrás manejar tu masa muy bien. Así que siempre agrega chamote teniendo en cuenta el tamaño de tu pieza. 

De todas formas, nosotros te recomendamos aplicar un porcentaje de 10% o 20% como máximo.

Paso 5: amasa la mezcla hasta que quede con una textura suave pero no tan líquida, cuando identifiques este momento, ya tendrás tu arcilla lista para empezar a modelar tu figura. 

Cuarzo

El cuarzo es un mineral que se encuentra en forma de piedras o rocas preciosas, dado que su color característico es el blanco transparentoso, muy parecido a un diamante, aunque en ocasiones también presenta destellos de color rojo, verde, violeta y azul. 

El cuarzo normalmente se puede encontrar en la gran mayoría de suelos, ríos y caminos de la naturaleza ya que se da en cualquier superficie de la tierra, sin importar la temperatura. 

El cuarzo también es conocido como la sílice, esta se presenta de dos formas: cuarzo-α y cuarzo-β, pero ¿cómo se diferencian? En realidad, no es muy complicado. 

El cuarzo-α también se conoce como cuarzo bajo, este se encuentra en temperaturas de hasta 573 °C y su estructura es trigonal, mientras que el cuarzo-β se encuentra en temperaturas de hasta 867 °C y su estructura es hexagonal. Pero no te angusties, ambas formas de cuarzo se pueden usar de la misma manera.

Al igual que el chamote, el cuarzo también se utiliza para darle mayor dureza y resistencia a arcillas que tiene un alto grado de plasticidad. Y la cantidad que se aplique depende del tamaño de la pieza. 

Tomada de Pexels

¿Cómo usar el cuarzo como desengrasante?

Paso 1: al igual que el chamote, el cuarzo o la sílice la encuentras en forma de piedras brillantes. En un recipiente u olla y ayudándote con una roca grande y dura comienza a triturar el cuarzo hasta que quede hecho polvo. 

Paso 2: cuando tengas muy bien triturado el cuarzo, pásalo por un colador y asegúrate de tener otro recipiente en la parte de abajo para que puedas recoger el polvo fino y separarlo del que estás colando. 

Paso 3: con tu polvo listo, agrega la cantidad que consideres necesaria a tu arcilla con agua. Recuerda que no debes excederte en su cantidad, te aconsejamos que apliques un porcentaje de 10% o 20% a tu mezcla.

En este punto es importante que tengas en cuenta que algunos desengrasantes son de diferentes tonalidades, como es el caso de la sílice ya que como te lo mencionamos, estas piedras las puedes encontrar en distintos colores. 

Así que si vas a usar arcilla blanca y no quieres que cambie su color, te recomendamos usar un desengrasante blanco o de un tono claro.

Paso 4: comienza a amasar hasta que tu arcilla quede lista para manejarla y así empezar a elaborar tus piezas.

Arena

La arena es un desengrasante muy fácil de conseguir y de usar. Primero debes saber que para tu arcilla puedes usar cualquier tipo de arena, desde la más gruesa hasta la más fina. Si vives cerca de una playa es perfecto, pues puedes tomar un poco y llevártela. 

Y como ya te lo dijimos, la arena también se usa para darle firmeza a la arcilla que vas a usar para elaborar tus piezas. 

Tomada de Pexels

¿Cómo usar la arena como desengrasante?

Usar la arena como desengrasante es muy fácil, incluso mucho más sencillo en comparación con el proceso de los desengrasantes de los que ya te hablamos, aquí te dejamos los pasos.

Paso 1: recoge tu arena en un recipiente, recuerda que puedes usar cualquier tipo de arena. Sin embargo, si la arena está mojada o húmeda debes extenderla sobre un plástico al sol para que se seque completamente. 

Paso 2: una vez tu arena esté seca, cuélala con ayuda de un cernidor o colador. Siempre debes tener otro recipiente debajo de este para que recoja la arena más pura que cae del colador. 

Paso 3: agrega 10% o 20% de tu arena a tu mezcla de arcilla con agua de por lo menos 1 kg. Estos porcentajes corresponden a una cuchara pequeña. Ten en cuenta que tu desengrasante debe tener un grano muy fino para mezclarse con la masa.

Paso 4: amasa muy bien hasta que se cree una masa uniforme, fácil de manejar, pero que no esté muy líquida. 

Paso 5: cuando tengas lista tu arcilla, puedes empezar a crear tus obras de arte. 

Calcita

La calcita es un tipo de mineral sedimentario compuesto de calcio y es muy usado en la industria de la construcción, ya que sus propiedades le brindan la resistencia necesaria a las piezas que lo tengan como componente. 

Este material también se usa en la fabricación de metales, pinturas, cauchos, vidrios, fertilizantes, y por supuesto, en el campo de la cerámica artesanal. 

El desengrasante calcita lo puedes encontrar en la naturaleza en forma de rocas que se caracterizan por ser de color blanco brillante, aunque también las hay en colores como lo son naranja, azul, verde y amarillo. 

Lo que diferencia la calcita del cuarzo, es que la calcita se encuentra principalmente en depósitos sedimentarios geológicos, que son básicamente esas montañas de piedras más que de tierra.  

Al igual que todos los anteriores, la calcita es un desengrasante muy popular desde sus inicios hasta la actualidad, que sirve para darle mayor resistencia a la arcilla. 

Tomada de Wikipedia

¿Cómo usar calcita como desengrasante?

El uso de la calcita como desengrasante es igual al proceso del cuarzo y el chamote ya que este también viene en forma de piedra. Así que debes seguir los mismos pasos para usar la calcita como desengrasante.

Importante: recuerda que la calcita de distintos colores puede cambiar el tono de tu arcilla, así que, si no quieres que eso pase, usa la calcita blanca.  Aunque si quieres jugar con los colores también puedes hacerlo. 

Los feldespatos

El feldespato es un mineral compuesto de aluminio y silicio, siendo este último el segundo material más abundante en la tierra después del oxígeno. Este se caracteriza por ser el principal componente de la corteza terrestre. 

El feldespato lo puedes hallar en la naturaleza, pues el 60% de las piedras de la tierra contienen un alto grado de este material. ¡Perfecto!

Actualmente, este material se usa para la fabricación de vidrio, porcelana y cerámica fabricada en Colombia, gracias a su resistencia. Los feldespatos se pueden encontrar en piedras que se pueden volver polvo fácilmente, estas piedras pueden ser de color blanco, gris, verde, marrón, amarillo, rojo y negro.

Tomada de depositphotos

¿Cómo usar los feldespatos como desengrasantes?

Para usar los feldespatos como desengrasantes, debes seguir los mismos pasos que te explicamos con el chamote y cuarzo, ya que el proceso es el mismo. ¡Súper simple!

Ventajas y desventajas de los desengrasantes

A continuación, te mostramos algunas ventajas y desventajas del uso de desengrasantes en la cerámica. 

VentajasDesventajas
– Aumentan la resistencia de tus piezas en el momento de cocción.

– Complementan a las arcillas más plásticas (terracota, loza o arcilla de bola) para que se puedan manejar más fácil.

– Gracias a su variedad de colores, pueden hacer que cambie el color de las piezas si así lo quieres. 

– No es obligatorio su uso en las arcillas más plásticas, como alfarero puedes elegir si usarlos o no. 

– Algunos desengrasantes pueden dejar texturas a la arcilla, si deseas jugar con las texturas, estos son buenos aliados. 
– Algunos desengrasantes no son fáciles de conseguir o de diferenciar. 

– Si no se tiene suficiente conocimiento sobre este tema y se aplica cualquier desengrasante, puede cambiar el color de la arcilla.  

-Para algunas personas es difícil manejar la arcilla con restos de desengrasantes pues les puede lastimar la piel. 

-El proceso de trituración, colado y mezcla puede tardar un poco. 

– Algunos desengrasantes pueden dejar texturas en la arcilla, por lo que puede que se conserve en la pieza final y afectar el resultado. 

¿Dónde comprar desengrasantes para cerámica?

Si quieres usar algún desengrasante con tu arcilla, pero sientes que es muy complicado conseguir por tu propia cuenta algún tipo de desengrasante, ¡te tenemos una buena noticia! 

Te contamos que puedes conseguir estos tipos de desengrasantes en tiendas especializadas en el campo de cerámica totalmente listos para aplicar a tu arcilla. O si te gusta hacer tus compras en línea, también puedes comprarlos por este medio. 

Es por eso que aquí te mostramos algunas opciones de productos en páginas como Mercado Libre o Amazon para que los puedas comprar. 

Chamote molido x25Kgs

Tomada de Mercado Libre
  • Precio:17 USD
  • Marca: Aukan
  • Sitio de compra: Mercado Libre
  • 25 kgs de chamote molido

Nuestra primera recomendación para ti es este producto que trae 25 kgs de chamote molido listo para usar en tu arcilla. Su calidad es muy buena y el precio es aceptable considerando la cantidad que incluye el producto. 

Cuarzo rosa molido

Tomada de Amazon
  • Precio: 13 USD
  • Marca: World of Wood
  • Sitio de compra: Amazon
  • 28 gr de cuarzo molido
  • Color: rosa

La siguiente recomendación que tenemos para ti es este producto que incluye 28 gramos de cuarzo molido de color rosa, totalmente listo para usar con tus arcillas plásticas o con más manualidades que quieras hacer. 

Su marca se dedica a fabricar este tipo de materiales por lo que su calidad es asegurada, y el precio es un poco alto, pero esto se debe a que el cuarzo viene de color rosa, pues normalmente en el mercado encuentras desengrasantes molidos de color blanco.

Recuerda que como este cuarzo es de color rosa, puede cambiar el color de tu arcilla después de la cocción, así que te lo recomendamos si quieres jugar con los colores de tu arcilla o si no te importa que cambie de tono pues posiblemente lo pintes y decores después con colores vivos u oscuros.

Feldespato molido

Tomada de Mercado Libre
  • Precio: 13 USD
  • Marca: AUKAN
  • Sitio de compra: Mercado Libre
  • 25 Kgs de feldespato molido 
  • Color: blanco

Y como última recomendación te mostramos este producto el cual incluye 25 kgs de feldespato molido de color blanco. Este viene listo para que agregues la cantidad que consideres necesaria para tu arcilla. 

Su marca y calidad sobresalen en el mercado de este tipo de productos, por lo que su precio es perfecto y, además, es asequible a cualquier bolsillo.  

Y con esta recomendación damos por terminado este blog. Recuerda que el uso de estos desengrasantes no es obligatorio, solo se usan en caso de que veas que tu arcilla es muy plástica y no puedes manejarla bien o si se te rompen las piezas mientras se cuecen en el horno.

Esperamos te haya gustado este artículo y que sobre todo hayas aprendido sobre este tema que es tan importante en el mundo de la cerámica, pero tan poco conocido por muchos.

Compartir

Leave a Comment

Your email address will not be published.