Las 11 piezas en cerámica más representativas de Europa a través del tiempo

La cazuela de Ciempozuelos cerámica de Europa

Mucho se ha hablado sobre la historia de la cerámica, y es que a través del tiempo se han realizado miles de inventos. Sin embargo, hoy en día no se reconocen ni se sabe mucho sobre todas estas creaciones y su significado en cada época. 

Es por eso que hoy, te contaremos y mostraremos 11 de las piezas más representativas de Europa que han existido desde la creación de la cerámica hasta unos cuantos años atrás. ¡No te vayas! Continúa leyendo y descubre la historia y significado que tiene cada uno de estos objetos. 

1. La olla de Tajos de Cacín

La primera pieza de la cual te queremos contar hoy es la olla de Tajos de Cacín. Esta pieza fue creada en el periodo Neolítico aproximadamente entre los años 6000 a. C. y 3000 a. C. en España. 

La olla de Tajos de Cacín tuvo su origen gracias al primer desarrollo de la agricultura y la domesticación de animales, por lo que se empleó para almacenar alimentos o transportar líquidos de un lado a otro. 

Estas funciones explican el porqué de su forma esférica u ovoide, ya que los alfareros de ese entonces intentaron imitar las formas de calabazas y cáscaras de huevo, objetos que utilizaban antes de su creación para estas mismas tareas. 

Como esta olla fue de los primeros inventos en el Neolítico, fue elaborada a mano y decorada con técnicas antiguas como lo es la técnica cardial hecha con conchas de mar y la técnica de peinado, hecha con un peine. 

Esta pieza se caracteriza por su forma esférica y por tener 3 pequeñas asas, de donde se puede agarrar y transportar.

Tomada de ARGARICA

Una última cosa que debes saber sobre esta pieza es que, al igual que muchas otras como cuencos o cucharas de hueso y demás elementos de cocina, se han descubierto dentro de algunas cuevas en donde se encontraron hogares que usaban los antepasados para permanecer abrigados y cocinar. Esto representa que algunos grupos ya se habían sedentarizado dejando atrás el estilo de vida nómada. 

2. La cazuela de Ciempozuelos

La cazuela de Ciempozuelos pertenece al grupo de cerámica campaniforme creada en el periodo calcolítico del año 3000 al 1800 a.C. en Madrid, España. 

Y antes de comenzar a hablarte sobre esta pieza, seguramente debes estar preguntándote: ¿qué es campaniforme? Bueno, la palabra “campaniforme” se refiere a que un objeto tiene una forma acampanada, es decir, como una campana. 

Como para ese entonces aún no existía el torno de alfarero, esta pieza también fue modelada completamente a mano. Sin embargo, gracias a la experiencia de los ceramistas estas piezas se ven mejor elaboradas que las del periodo neolítico. Esto se ve reflejado principalmente en la forma y finura de las paredes, además, en los acabados de la misma.

Tomada de Wikipedia

Hablando de acabados, la cazuela de Ciempozuelos se caracteriza por tener terminados metalizados que se daban gracias a la técnica del bruñido. También, debemos agregar que la decoración presentó avances, pues este objeto cuenta con motivos impresos y líneas de color blanco que muestran un contraste llamativo en la pieza.

Uno de los cuestionamientos que se nos vienen a la mente es ¿para qué se usaban estas piezas? La respuesta puede que te sorprenda, pues a simple vista la cazuela se ve perfecta para el uso doméstico, sin embargo, su uso está lejos de este campo. 

Las cazuelas de Ciempozuelos se utilizaban como tumbas en rituales funerarios. Pero, debes saber que esos objetos solo eran usados por las clases altas o dominantes de la época, ya que la pieza se consideraba una cerámica de lujo. 

Actualmente, las cazuelas no tienen un significado de una cultura en específico, sino que representan un fenómeno restringido a ciertos grupos sociales, en especial, a los de clase baja.  

3. El vasito cerámico

El vasito o vaso cerámico es una creación de la segunda fase de la cultura Nagada o egipcia durante el periodo predinástico en el IV milenio a.C. Es muy importante que sepas que esta comunidad fue de las que más se destacó dada su creatividad artística por medio de la cual contaban historias y tradiciones de su cultura. 

Tomada de retablo ceramico

La pieza tiene forma de ovoide y dos asas laterales en la parte superior de donde normalmente se agarraban, y sus paredes son lisas y de color claro.

Como decoración, la pieza contiene figuras que representan el entorno natural y acciones de la vida cotidiana de los egipcios durante la época, pues en él, se pueden apreciar figuras humanas, figuras de animales y lo que parecen ser montañas, todas estas pintadas en un tono más oscuro que el del vaso. 

En otros vasos o piezas como platos también se pueden ver representaciones de las cazas de animales como leones, antílopes, entre otros. Esta acción siempre fue representada ya que era parte de la subsistencia de los grupos egipcios. 

Gracias a su buena estructura y paredes delgadas, se puede suponer un uso del torno de alfarero, lo que coincide perfectamente con el aumento de la fabricación y comercialización de cerámica durante este periodo. 

El vaso cerámico se usó para uso doméstico, en este se almacenaban y transportaban todo tipo de líquidos. Sin embargo, también se utilizaron como vasijas funerarias en las cuales enterraban objetos de uso cotidiano.

4. La dama de Ibiza

Esta pieza tuvo origen durante el periodo colonial fenicio – púnico del año 750 al 200 a.C. ee Ibiza. 

La Dama de Ibiza desde su creación hasta la fecha de hoy es considerada una de las piezas más importantes y representativas del arte púnico. Pero, ¿qué es el arte púnico? No es más que la denominación historiográfica del arte de la civilización cartaginesa, es decir, de Cartago.

Los usos que se le daba a esta curiosa pieza eran varios, primeramente, la Dama de Ibiza se depositaba como ofrenda a la divinidad para pedir fertilidad, salud, curaciones y protección. Otro de los usos era enterrarla en rituales funerarios como símbolo de protección al difunto, por lo que se han encontrado varias de estas en el cementerio principal de la antigua capital púnica Ebusus (Ibiza).  

Tomada de Pinterest

Esta pieza fue fabricada en arcilla terracota con un molde, y, posteriormente, decorada usando varias técnicas. Lo primero que se le agregó al cuerpo fueron los brazos, luego los collares o adornos que fueron modelados por aparte, además, la túnica, los pendientes y el tocado están decorados por figuras florales que cubren estas partes de la figura. 

El hecho de que se utilizó un molde para la elaboración de esta figura cerámica representa una vez más un progreso en la creación de cerámica con el pasar del tiempo. Además, hay que destacar que el molde permitió que se fabricaran otras más y, evidentemente, causó un auge en la producción de estas geniales figuras.

5. Kathos o sombrero de copa

Kathos o sombrero de copa es el nombre que recibe un vaso cilíndrico en cerámica hecho en el período Ibérico del año 50 a.C. al 100 a.C. en la necrópolis de Archena (Murcia). 

En el vaso se puede apreciar el gran avance que han tenido los alfareros en la fabricación de sus piezas. Y por su forma y acabados bien hechos es evidente que se usó el torno de alfarero, lo que representa otro progreso. 

La decoración del objeto se basa en figuras geométricas, zoomorfas (de animales) y antropomorfas (de humanos) pintados sobre una capa de engobe con pinceles de distintos tamaños y grosores.

Cuando esta pieza se utilizaba para rituales funerarios, las cenizas del difunto eran depositadas en él, pero para este tipo de ocasiones la decoración del Kathos era diferente y exclusivamente usada para el ritual. 

Tomada de STASIOTIKA

El vaso estaba decorado con la imagen de un ave que tiene las alas extendidas que representaba una diosa protectora de la vida, la muerte, la renovación y la fecundidad. También, representa la protección del difunto mientras hace la transición de la tierra hacia el cielo. Algunas veces la imagen del ave podía ser reemplazada por una figura humana u otro pájaro emergiendo de una flor, ambos dibujos tienen el mismo significado. 

El sombrero de copa se utilizó además para varias tareas domésticas, dentro de las cuales se destacan almacenar y transportar productos, transformar o consumir bebidas y alimentos, y, finalmente, para rituales funerarios.  

La cerámica Ibérica es original ya que a través de ella existió comunicación entre varios pueblos mediterráneos, fenicios y griegos. De los cuales nacieron muchos productos que se extendieron por todo el territorio de España, Italia, Norte de África y el Mediodía francés.  

6. La hidria

La hidria es un recipiente que se creó para contener y transportar agua durante el periodo de la Grecia Clásica, más específicamente del año 520 al 390 a.C.

Esta pieza se caracteriza por su forma similar a la de un florero torneado a la perfección, tiene tres asas, una vertical y las otras dos a los lados de la figura. Esta cerámica fue decorada con un barniz que luego de ser cocido tomaba un color negro con un brillo peculiar. 

Por otro lado, las figuras que se distinguían en la pieza son figuras humanas llevando cabo ciertas acciones de su vida cotidiana, generalmente son mujeres que sostienen hidrias. Aunque en su mayoría, las hidrias son oscuras con imágenes claras, también existen recipientes claros con imágenes oscuras. 

Para hacer estas decoraciones, en el caso del recipiente claro, solo eran pintadas las partes que debían de ir oscuras para destacar las figuras, y en el caso de las figuras claras, se dejaban las figuras totalmente quietas y se pintaba alrededor de las mismas. 

Tomada de retablo ceramico

En la imagen que te mostramos ahora, aparecen dos mujeres que parecen estar despidiéndose luego de haber tenido una conversación mientras llenaban sus hidrias de agua. Arriba de ellas aparece Eros, el dios de la atracción sexual y del amor, lo que indica que la conversación había sido sobre estos temas. 

Las hidrias fueron objetos cerámicos exitosos gracias a su significado y utilidad, así que, esto permitió que se produjeran en grandes cantidades para ser comercializadas en la península griega y por todo el Mediterráneo. 

7. El cuenco cerámico

El séptimo objeto del cual te contaremos es el cuenco cerámico fabricado durante el Imperio Romano del siglo I a.C. al siglo V d.C. 

Este cuenco cerámico pertenece a un tipo de cerámica llamada “terra sigillata” que traducido al español significa tierra sellada. Esta se caracteriza por su color rojo o naranja y por su decoración que va en relieve. 

Tomada de retablo ceramico

La pieza se elaboraba con un molde de arcilla que tenía marcada la decoración en negativo, es decir, que el molde tenía las figuras decorativas cubiertas con un material como la barbotina para que después de pintarla y ser cocida, esta se cayera por completo y dejara marcados los dibujos.

Estos dibujos quedaban marcados en la pieza, luego, a esta se le aplicaba una capa de engobe para posteriormente ser expuesta a la cocción entre 900 ºC y 1.100 ºC. Una vez la pieza salía de la cocción, el engobe que había sido aplicado antes adquiría un color rojizo o anaranjado brillante y la arcilla quedaba totalmente dura. 

Sin duda alguna su proceso de elaboración fue considerado uno de los más completos y demorados. Es por eso que el cuenco se utilizó como objeto de uso común y, por ende, la su producción se incrementó en Italia, tanto así que se crearon talleres en varios lugares como lo fue en Galia e Hispania. 

En estos lugares la mayoría de los hombres de cada familia se dedicaron a esta labor, ellos eran acompañados por asalariados libres y esclavos. 

8. Los jarrones de la Alhambra

Dentro de la cerámica hispano-musulmana se encuentra un conjunto de piezas que se destacan por su nombre y apariencia, a estas se les conoce como loza de reflejo metálico. Pero, cabe destacar que existen unos objetos que sobresalen por encima de los demás, y estos son los jarrones de Alhambra.

Los jarrones de Alhambra fueron creados dentro de la cultura Andalusí durante el período Nazarí en los siglos XIV y XV. Su nombre se le atribuye al palacio Alhambra en donde fueron localizados varios ejemplares de estos jarrones. 

El jarrón era elaborado con torno de alfarero, su cuerpo tiene forma ovoide y cuello alto y angosto, además, tiene asas muy diferentes a las comunes, pues estas son verticales, anchas y no contienen un hueco para agarrarlas. Estos detalles dan a entender que no se fabricó para usarse cotidianamente, sino que su principal función era decorar los espacios.

Tomada de Wikipedia

La pieza se caracteriza por su decoración en colores azul y dorado que reflejan un efecto metálico. También, contiene dibujos geométricos, vegetales o epigráficos (inscripciones de los antepasados) que le dan un detalle diferente y elegante al jarrón.

Además, un aspecto diferente y de gran significado de la pieza es que la combinación de estos elementos no pretendía imitar elementos de la naturaleza, ya que esto podría considerarse como un acto de impiedad hacia Dios. 

Por esta razón, los musulmanes comenzaron a buscar una forma de producir objetos de uso doméstico y decorados con los colores azul, blanco y dorado que al igual que el jarrón de la Alhambra daban reflejo metálico. A estas piezas se les denominó loza dorada.

La loza dorada tuvo una gran acogida dentro de las clases altas de la sociedad, por lo que su producción se incrementó y se comenzó a exportar por toda Europa. 

9. Los socarrats

La creación de los socorrats se dio durante el siglo XV en Paterna (Valencia). Los socorrats son un elemento primordial en la evolución del uso de la cerámica, pues con estos se dio inicio al uso de la cerámica decorativa en la arquitectura. 

Estas piezas se usaron para dos cuestiones, por un lado, para reemplazar materiales como la paja y la madera en las construcciones para brindar una mejor protección y resistencia. Por otro lado, algunos motivos decorativos de las piezas representaban un símbolo de protección del hogar.  

Para la fabricación de estas piezas se usaban moldes de madera en el cual se metía la arcilla y luego, se esperaba a que se secara tanto dentro del molde, como al aire sin exponerla directamente al sol ni a lugares húmedos. Después de que estuvieran secos, se pintaban de negro y rojo con pinceles de distintos tamaños dibujando las figuras que aparecen en cada socorrat.

Tomada de ceramicaschenoll

Cabe destacar que varios de los diseños cuentan tradiciones de las religiones cristiana y musulmana. Adicional a esto, en los fondos es muy común encontrar figuras de animales, mujeres, hombres, flores y criaturas fantásticas, como, por ejemplo, mitad humanas y mitad animales. 

Estas piezas se volvieron tan populares que su producción se extendió a través de otros lugares de España.

10. La pila benditera

En la edad moderna durante los siglos XVI y XVII, nació una de las piezas más pequeñas pero importantes de la época. Este objeto tenía medidas similares a las de 29 x 19 x 9 cm y recibió el nombre de pila benditera.

Seguramente el nombre ya te puede dar idea del significado y los usos que le daba la sociedad a esta pieza. Generalmente, estos objetos se colocaban en la zona sagrada de las casas, el dormitorio. Eran puestas junto al cabecero de la cama con el propósito de brindar protección a la o las personas que estuvieran en la habitación. 

Dentro de la pila se guardaba el agua bendita o agua bautismal, la cual protegía a las personas de las malas energías y fuerzas negativas durante las noches según las creencias católicas. 

Tomada de Pinterest

La pila benditera está conformada por un cuenco, que también es llamado, pililla, y justo encima de ella una placa vertical que le da un aspecto elegante y valioso. 

Y, ¿cómo se elaboraba esta pieza? Bueno, primeramente, el cuenco se hacía en el torno y luego, se modelaba la placa a mano. Ambas piezas eran posteriormente unidas y decoradas con motivos religiosos. 

El uso de la pila benditera fue tan popular, que se convirtió en una costumbre de los creyentes de la época, por lo que a partir de ese momento su producción se incrementó, y con ella llegaron nuevos diseños decorativos para la pieza. 

11. El jarrón del Buen Retiro

El jarrón del Buen Retiro tuvo su origen en la Edad Moderna durante el siglo XVIII en Madrid. 

Esta pieza fue elaborada con pasta dura, blanca y traslúcida, la porcelana. Este tipo de arcilla ya se elaboraba en China durante el siglo VII, sin embargo, los europeos descubrieron la fórmula de su elaboración en el siglo XVIII y decidieron utilizarla para hacer piezas con mayor estilo, clase y elegancia. 

Dentro de sus inventos, el que más se destacó fue el Jarrón del Buen Retiro, llamado así por su lugar de procedencia, la Real Fábrica del Buen Retiro en Madrid. Para hacer esta pieza, los ceramistas se guiaron de jarrones clásicos, y para su decoración, se inspiraron en las piezas francesas de la fábrica francesa de Sèvres. 

Sin embargo, para hacerlos diferentes al resto, adaptaron su forma similar a la de una copa con una tapa con la forma del cuello y boca de un típico jarrón. Estos objetos se caracterizan por tener los colores blancos, café, dorado y azul; además, suelen traer una imagen de dioses, personajes reconocidos o sucesos importantes que han acontecido a lo largo del tiempo.

Cabe resaltar que quienes adquirían estos jarrones eran de clase alta pues el hecho de tener uno de estos significaba un rango social y económico alto.  

Tomada de cultura y deporte

Y esto es todo por el blog de hoy, ¿qué tal te pareció? Esperamos que te haya gustado conocer cuáles piezas han sido las más importantes y representativas a lo largo de la historia de la cerámica

Muy seguramente en unos cuantos años podremos seguir hablando de este tema y por qué no, agregar a la lista piezas representativas que pertenezcan a nuestra generación y las que vienen. Así que sigue siendo parte de este maravilloso mundo artístico, puede que en unos cuantos años alguna de tus creaciones marque una nueva etapa de la cerámica.

Compartir

Leave a Comment

Your email address will not be published.