3 tutoriales para hacer tus propias tazas en cerámica

Tazas hechas en cerámica

Sin duda alguna, unas de las primeras piezas que vas a querer hacer cuando empieces en el maravilloso mundo de la cerámica serán las famosas tazas. Sí, estos objetos ocupan los primeros lugares de piezas que cualquier alfarero fabrica en sus inicios en este arte. 

Pero, tal vez no sabes cómo empezar, cuáles son los materiales que necesitas y cómo hacer para que el resultado sea el que tanto esperas. Bueno, ¡no te asustes! Hoy te vamos a responder esas dudas y, además, te explicaremos 3 formas diferentes y sencillas que puedes intentar para fabricar tu propia taza de cerámica en casa.

Tomada de Pexels

Haz tus tazas con torno

Comenzamos con la primera manera en la que muchos alfareros y ceramistas son expertos. Antes de comenzar a explicártela, queremos aclarar que esta técnica es la más complicada ya que es necesario que sepas manejar muy bien el torno de alfarero

Si no eres un experto en el tema, no te preocupes que más adelante tenemos dos técnicas ideales para ti, mientras tanto, continuemos con la técnica del torno. 

Materiales que vas a necesitar

A continuación, te mostramos una lista completa de los materiales que necesitarás para realizar tus tazas con el torno. 

  • Arcilla
  • Torno de alfarero
  • Herramientas para tornear
  • Agua
  • Horno para cerámica
  • Barbotina líquida
  • Mesa de amasado
  • Esmaltes o engobes cerámicos
  • Pinceles
  • Esponja
  • Laina o espátula
  • Hilo cortador 

El paso a paso

Ahora que ya tienes los materiales listos, llegó la hora de que conozcas el paso a paso para realizar tus tazas con ayuda del torno.

Paso 1: para empezar, debes preparar tu arcilla, recuerda mojarla muy bien y amasarla lo suficiente hasta que quede lista para usar. 

Paso 2: moja la esponja, escúrrela y aplica el resto del agua que quedó en la esponja al torno. Esto servirá no solo para limpiar la rueda sino también para que la arcilla gire correctamente y no se pegue. 

Paso 3: coloca el pedazo amasado de arcilla en la rueda y empieza a realizar movimientos de arriba hacia abajo para ir acostumbrando a la masa y que esta sea más fácil de modelar.

Paso 4: una vez realizado el paso anterior, comienza a tornear la forma de la masa. Esto lo puedes hacer a tu gusto, es decir, vas torneando dependiendo del tamaño y forma que quieras que tenga tu taza. 

Recuerda que para tornear debes ubicar tus manos alrededor de la masa, y con toda tu mano vas dándole la forma circular y el tamaño con el que quieres que tu taza quede. Una vez tengas tu forma debes abrirle el hueco de arriba, es decir, la boca de tu taza; hunde tus dedos pulgares hasta que vayas formando el agujero y después puedes mejorar la forma con tus otros dedos.

Tomada de Pexels

Paso 5: recuerda siempre ir agregando fuerza, pero no tanta, pues se puede dañar. Puedes ir formando tu taza, asegurándote de que la masa no quede muy gruesa ya que esto se considera como una pieza de baja calidad. 

Paso 6: para que tu pieza quede sin grietas o imperfecciones, te puedes ayudar de una laina o espátula. Esta sirve para ir quitando las sobras de arcilla de la pieza, y al mismo tiempo, hacerla lisa. 

Paso 7: cuando tengas formada la taza, para de girar el torno y con el hilo cortador, corta la base de tu taza, o sea, separa tu pieza de la torneta.

Paso 8: luego, con mucho cuidado y sin realizar tanta presión en la figura, levántala y ponla a secar. Este proceso puede tardar días, sin embargo, te aconsejamos que estés pendiente y que identifiques cuando la masa esté en estado de cuero, o sea, casi seca pero todavía un poco húmeda y que no se marquen tus dedos al tocarla. 

Paso 9: con tu pieza en estado de cuero, vuelve a ponerla en el torno, pero esta vez con su base hacia arriba. En este punto es que la pulirás con ayuda de un vaciador y en su base, harás el hundimiento clásico de las tazas, pero sin perforar la pieza. Este paso lo debes hacer con un vaciador de punta triangular.

Para guiarte, puedes hacer un círculo en la base de tu taza a la distancia de 1 cm del borde, y justo dentro de esta circunferencia comienzas a hacer poco a poco el hundimiento. Si no sabes de que te estamos hablando, te recomendamos mirar la base de tus tazas e identificarlo. 

Paso 10: después, debes hacer el asa con otro pedazo de arcilla, este lo puedes formar con tus propias manos y cortarlo o darle forma con ayuda de un cortador. Recuerda que el asa es de donde se agarra la taza, o, en otras palabras, la oreja de estas piezas.

Paso 11: deja secar tu asa y luego mídela para que quede a la medida perfecta de tu taza y marca el punto en donde irá pegada o será añadida.

Paso 12: aplica barbotina en donde marcaste las líneas, antes de pegar tu asa, en cada punta de esta también realiza trazos cortos verticales y horizontales como si estuvieras dibujando una cuadricula solo que las líneas deben ir con muy poca distancia. Estos trazos los puedes hacer con una herramienta para tornear puntiaguda, estos te ayudarán a que la barbotina se adhiera mejor. 

Tomada de YouTube por Canal lPe

Paso 13: pega el asa a la pieza, y únelas muy bien para que no se note el corte o la división que hay entre las dos partes, Para hacer esto puedes ayudarte con palitos de madera y luego humedeciendo la esponja para eliminar las imperfecciones. 

Paso 14: deja que seque muy bien y somete tu pieza a cocción a la temperatura necesaria. Para saber cuál es la temperatura ideal para tu pieza, te recomendamos preguntar a tu proveedor de este material. Sin embargo, queremos recordarte que, si tu barro es tipo porcelana, gres o refractario la temperatura ideal se encuentra entre los 1250 ºC y 1300 ºC.

Paso 15: decora tu pieza con esmaltes o engobes como más te guste y déjala secar.

Paso 16: si es necesario vuelve a hornear tu pieza, pero esta vez por menos tiempo, como, por ejemplo, durante 8 horas. 

Paso 17: saca tu pieza del horno cuando ya haya transcurrido el tiempo de cocción. Y listo, tu taza está lista para usar. 

Haz tus tazas con la técnica de plancha

La siguiente forma de poder elaborar tus tazas es usando la técnica de plancha, esta técnica es la más sencilla de las tres que te estamos explicando hoy en este artículo. 

La técnica de plancha, consiste en aplanar pedazos de arcilla, cortarlos y moldearlos poco a poco únicamente con las manos. 

Materiales que vas a necesitar

Ahora verás los materiales que necesitas para poder realizar tus tazas utilizando esta técnica.

  • Arcilla
  • Agua
  • Barbotina líquida
  • Mesa de amasado
  • Horno para cerámica
  • Esponjas
  • Esmaltes o engobes cerámicos
  • Pinceles
  • Herramientas para tornear 
  • Rodillo en madera o acero inoxidable
  • Regla
  • Escuadra
  • Laina o espátula

El paso a paso

Continuemos con las instrucciones para poder elaborar tu pieza con esta técnica. 

Paso 1: el primer paso es amasar la arcilla, amásala hasta que veas que quedó lista para usar, es decir, que no se encuentre tan dura o tiesa. 

Paso 2: después, debes estirarla formando un rectángulo, esto lo puedes hacer con el rodillo. No olvides que este rectángulo debe quedar del grosor en el que piensas hacer tu pieza, es decir, delgado, como las tazas que usualmente ves en el mercado. 

Paso 3: luego con ayuda de la regla y de un cortador o gubia, realiza el trazo recto y la cortas. Asegúrate de que todos los lados sean simétricos, nosotros te sugerimos que los dos de arriba y abajo sean de 30 cm, que es la medida usual de la regla, y los otros dos de 12 cm. Estos últimos dos los puedes medir con la escuadra aprovechando que es más pequeña que una regla. 

Paso 4: aplica sobre el pedazo de arcilla un poco de agua con una esponja y déjalo a un lado. Con otro pedazo de arcilla repite el paso 1.

Paso 5: con la arcilla ya amasada procedes a realizar un círculo que mida más de 27 cm, Este círculo no tiene que quedar perfecto, así que no te preocupes si no te queda muy bien hecho.  

Paso 6: sobre el círculo también debes aplicar un poco de agua con una esponja para que no se empape, luego deja a un lado.  

Paso 7: vuelve a tomar el rectángulo que hiciste en el paso 3 y con mucho cuidado comienza a doblarlo o curvarlo hasta que sea posible unir los dos lados más cortos, como si fueras a formar un cilindro. Ten en cuenta que este paso lo debes hacer lentamente y poco a poco sin romper la arcilla. 

Nosotros te recomendamos que al hacer este paso pongas una cinta adhesiva de las grandes como guía para que tu cilindro quede perfecto. 

Paso 8: cuando veas que ya se pueden juntar los dos lados, con ayuda de tu herramienta de corte, a cada lado le harás un corte de 45°, es decir, de manera diagonal. Este corte es necesario ya que los bordes están rectos y no encajan a la perfección el uno con el otro; así que asegúrate de realizar el corte en sentido vertical, de arriba hacia abajo, recuerda que debe ser recto, tal como lo ves en la imagen.

Tomada de YouTube por Miri Pira Ceramicas

Paso 9: notarás que ya se pueden unir y encajar ambos lados, sin embargo, antes de pegarlos debes dejar la pieza curvada más no unida durante al menos una hora para que esta tome esta forma natural y de paso rigidez. 

Paso 10: transcurrido este tiempo, lo siguiente que debes hacer es rayar los bordes de ambos lados, ya sabes, como si fuera una cuadricula pequeña, y luego, aplicar barbotina líquida en uno de ellos para luego unirlos. 

Paso 11: para unirlos, recuerda hacerlo de arriba hacia abajo o viceversa, nunca del centro, pues esto permitirá que no queden burbujas de aire. 

Paso 12: comenzarás a pasar un palito de madera por el lado en donde se hizo la unión haciendo que desaparezca cualquier rastro de división. Recuerda que el cilindro siempre debe estar en pie, pues si lo acuestas se puede aplastar y dañar por completo su forma. 

Paso 13: a continuación, repite el paso anterior pero esta vez por dentro del cilindro justo en la parte de la unión. 

Paso 14: moja la espuma, escúrrela y pásala sobre el cilindro para emparejar con la ayuda de la laina.

Paso 15: ¿recuerdas el círculo hecho en el paso 5? Bien, ahora lo pondrás por debajo del cilindro, recuerda que el cilindro debe estar centrado y muy bien formado. 

Paso 16: verás que el círculo sobresale, así que con tu herramienta de corte comienza a cortar los pedazos que sobran del círculo, utilizando como guía el cilindro que está ubicado encima de este. 

Tomada de YouTube por Miri Pira Ceramicas

Paso 17: con el círculo cortado, realiza trazos con tu bisturí, como te lo explicamos arriba  en el borde de un lado de cilindro y en la circunferencia del círculo.

Paso 18: aplica barbotina líquida en el borde del cilindro que rayaste antes y pega el círculo. Esta será la base de tu taza. 

Paso 19: usa el palito de madera para mover parte de la arcilla de la base que pegaste antes al cilindro, eliminando cualquier rastro de división. Siempre recuerda que la arcilla que vas a esparcir debe ser de la base del cilindro hacia la boca.  

Paso 20: con ayuda de la laina, retira el exceso de arcilla y perfecciona tu cilindro para que no queden grumos. Puedes aplicar un poco de agua con la esponja si lo consideras necesario.

Paso 21: utiliza otro pedazo de arcilla para hacer un choricito delgado pero lo sufrientemente largo para rellenar la circunferencia del cilindro por dentro. 

Paso 22: mete este choricito por dentro del cilindro hasta que toque la base y únelo.

Paso 23: usa un palito de madera con punta recta para mezclar este pedazo con el cilindro y la base. Haz esto hasta que quede completamente liso por dentro. 

Paso 24: voltea tu cilindro para que la base quede mirando hacia arriba. 

Paso 25: realiza otro choricito para ponerlo en la base de lo que has formado como tu taza.

Paso 26: coloca el choricito en tu base a un centímetro del borde y haz un trazo circular al borde de este chorizo, y luego retíralo. Después realiza los trazos que siempre debes de hacer antes de aplicar la barbotina. Estos trazos los debes hacer justo por encima del trazo que hiciste antes.

Paso 27: aplica barbotina líquida en el chorizo y pégalo en la base de tu pieza.

Paso 28: comienza a unir este pedazo a tu pieza usando el palito de madera y tus dedos. 

Paso 29: con otro pedazo de arcilla, comienza a formar el asa para tu taza, o sea, la orejita. Esta la puedes hacer del grosor y medida que quieras, ayúdate midiéndola en tu taza.

Paso 30: dibuja los trazos con tu bisturí o una herramienta para tornear puntiaguda en el punto en donde vas a pegar el asa, y de paso, también hazlos en el borde del asa. 

Paso 31: aplica solo un poco de barbotina a los bordes del asa y pégala. Luego agrega un pequeño chorizo alrededor del borde de cada punta del asa y con tu palito de madera únela eliminando los cortes o divisiones. Recuerda hacerlo de abajo hacia arriba.

Paso 32: una vez lista, moja la esponja, escúrrela y pasa por toda la superficie de tu taza. Esto te ayudará a eliminar imperfecciones. 

Paso 33: deja que seque muy bien. 

Paso 34: lleva tu pieza al horno y sácala para decorarla con esmaltes o engobes. Recuerda que la temperatura y tiempo de cocción depende del tipo de arcilla que estés utilizando.

Paso 35: finalmente, deja secar muy bien. Y listo, amarás el resultado.

Tomada de YouTube por Miri Pira Ceramicas

Haz tus tazas con la técnica de pellizcos

Nuestro último tutorial para que hagas tus propias tazas se basa en la técnica de pellizcos

Ya hemos hablado de ella en nuestro blog, pero nos parece muy importante recordarte que esta es la técnica más antigua que existe pues nuestros antepasados hacían sus objetos a punta de pellizcos con sus dedos y manos. 

Materiales que vas a necesitar

Veamos los materiales que necesitas para hacer tus tazas con esta técnica.

  • Arcilla
  • Agua
  • Barbotina líquida
  • Mesa de amasado
  • Horno para cerámica
  • Herramientas para tornear
  • Laina o espátula 
  • Esmaltes o engobes cerámicos
  • Pinceles

El paso a paso

A continuación, te explicamos paso a paso para que puedas hacer tus tazas con la técnica de pellizcos.

Paso 1: amasa muy bien la arcilla. Haz esto hasta que la masa tenga una textura flexible, es decir, que se pueda manejar y modelar fácilmente.

Paso 2: luego de amasarla, forma una bola uniforme con golpes secos. Para hacer esta bola lo que tienes que hacer es con una mano ir girando la bola y la con la otra dándole golpes para darle su forma redonda.

Paso 3: cuando tengas la bola lista, con tu dedo pulgar empieza a hacer un hueco en el centro de la bola. Es importante que este hueco lo hagas poco a poco, con pequeños y fuertes toques mientras que, al mismo tiempo, con la otra mano vas girando la bola.

Paso 4: una vez tengas hecho un hueco grande, comienza a pellizcar con tus dedos y palma de la mano la parte de abajo, del medio y de arriba cerca de la boca de lo que será tu taza. Haz este movimiento hasta que consideres que formaste tu taza con el grosor y tamaño que prefieras.

Paso 5: si notas que las paredes de tu taza se encuentran muy gruesas, apoya la palma de tu mano por fuera de la pared y tus dedos índice y corazón por dentro, comienza a pasarlos desde el fondo hasta arriba de la pieza agregando la presión necesaria. 

Paso 6: no olvides que con la palma de tu otra mano también debes ir haciendo presión para que las paredes de tu taza no se abran. 

Paso 7: coloca un papel debajo de tu taza y continúa haciendo el movimiento que te explicamos en los dos pasos anteriores mientras vas girando la pieza.

Paso 8: durante el proceso, es posible que aparezcan grietas en las paredes de afuera de la figura. Si pasa esto, pasa tu dedo pulgar por encima y elimínalas y luego continúa trabajando. 

Es muy importante que tengas en cuenta que no puedes trabajar con grietas pues la pieza se puede romper, así que cada que veas una, elimínala y sigue modelando la masa. 

Paso 9: si consideras que tu pieza está del tamaño que quieres, pero las paredes siguen muy gruesas, con ayuda de un vaciador de punta redonda (herramienta para tornear), comienza a sacar masa de la parte interna de la pieza de abajo hacia arriba.

Paso 10: mientras haces el paso 9, cada que saques un pedazo sigue modelando las paredes de tu taza con tus dedos hasta que veas que quedó perfecta. 

Paso 11: cuando veas que ya está lista, pasa la laina por dentro de las paredes de manera horizontal girando tu pieza. Esto permitirá que se quiten todas las imperfecciones y quede completamente lisa. 

Paso 12: corta el borde con un cortador de punta larga y puntiaguda. Para esto, solo haz un círculo que rodee el borde a un centímetro debajo de este, asegúrate de marcar 3 veces este trazo y no cortarlo de una vez pues se puede dañar. 

Paso 13: retira con cuidado el borde que cortaste

Paso 14: con la laina perfecciona la parte externa de tu pieza, pasándola desde la boca de tu taza hasta la base. Para que este paso no sea tan difícil, voltea tu taza de tal manera que la base quede arriba y la boca hacia abajo. 

Paso 15: hecho el paso 14, dibuja un círculo en la base de la taza a una distancia de un centímetro del borde. Si no tienes buen pulso, consigue una circunferencia que puedas calcar. 

Paso 16: dibuja otra circunferencia dentro de la que hiciste antes a la misma distancia, ya sabes, un centímetro. 

Paso 17: utiliza un vaciador de punta triangular para remover un poco de arcilla del primer borde que marcaste por fuera, o sea por todo el borde de la base. Siempre asegúrate de que quede uniforme. 

Tomada de YouTube por Miri Pira Ceramicas

Paso 18: con otro vaciador de punta triangular pero más pequeño, retira parcialmente la masa de la parte interior del segundo círculo que hiciste, ten mucho cuidado de no perforar la base o podrás dañar tu taza, así que quita la masa poco a poco para que ese círculo quede hundido.

Paso 19: pasa la laina por el exterior de la pieza rodeando las paredes de tu taza. Haz esto para remover las imperfecciones hasta que quede completamente lisa. 

Paso 20: con otro pedazo de masa, haz un chorizo con un grosor medio. Este chorizo será el asa de tu taza, es decir, la oreja de tu taza.

Paso 21: moja la esponja con agua, escúrrela y luego pásala por todo el chorizo, esto te servirá para que la masa se vuelva más flexible. 

Paso 22: ahora, dobla con mucho cuidado el asa y ve midiéndola a un lado de tu taza para que quede del tamaño que prefieras. Si ves que es necesario cortarla, hazlo. 

Paso 23: realiza los cortes diagonales en cada extremo del asa. 

Paso 24: cuando esté lista, marca los dos puntos en donde vas a ubicar la oreja en tu taza. Realiza trazos con una herramienta puntiaguda. 

Paso 25: haz estos mismos trazos en las dos puntas del asa. 

Paso 26: aplica un poco de barbotina líquida en cada punta del asa. 

Paso 27: pega la oreja a tu taza. Ten cuidado de que no te quede torcida. 

Paso 28: con un palito de madera, lleva arcilla de tu taza a la oreja y viceversa. Esto lo debes hacer para eliminar ese corte que se ve entre estas dos partes. También puedes ayudarte con tus dedos.

Paso 29: humedece tu esponja y pásala por toda tu pieza.

Paso 30: deja que se seque por unas 8 horas y luego métela al horno su tiempo de cocción es de 8 a 12 horas, y su temperatura depende del tipo de arcilla que estés usando. Por eso te recomendamos que antes de comprarla preguntes cuál es la temperatura para este tipo de arcilla.

Paso 31: una vez cocida, decórala como más te guste usando materiales como engobes o esmaltes y empleando las técnicas de decoración que ya te hemos mostrado.

Paso 32: deja secar tu pieza por al menos 3 días, o si es necesaria otra cocción, vuelve a meterla al horno. 

Paso 33: Eso es todo, ya tienes tu taza lista para usar.

Tomada de YouTube por Miri Pira Ceramicas

¿En dónde comprar tazas listas para decorar?

Si no te sientes listo para empezar a hacer tus propias tazas en cerámica y solo te gustaría decorarlas, puedes comprar tazas que vienen totalmente listas para pintar a tu manera. 

Sí, así como lo leíste, actualmente existen muchas opciones de sitios en donde comprar estos artículos. Las tazas las puedes comprar en tiendas físicas que se dediquen a fabricar este tipo de cosas en barro, sin embargo, también hay sitios web como los son Mercado Libre y Amazon en donde las puedes comprar. Y no te preocupes, te aseguramos que es totalmente seguro y de excelente calidad.

Aquí te dejamos algunas recomendaciones.

Kit de 8 tazas grandes de cerámica para pintar

Tomada de Mercado Libre
  • Precio: 32 USD 
  • Sitio de compra: Mercado Libre
  • Taza de 11 cm de alto y 16 cm de diámetro la boca

Este producto es nuestra primera recomendación por 3 razones. La primera, gracias a sus medidas, es perfecta para decorar como tú lo prefieras; la segunda, es que vienen 8 tazas iguales y listas para pintar así que puedes decorarlas con distintos motivos, colores y estilos; y la tercera, es que son hechas completamente en cerámica. 

Sin embargo, es importante que sepas que estas tazas no son aptas para usarlas en tu cocina, solo sirven como decoración.  

Taza en cerámica para pintar estilo gamer

Tomada de Mercado Libre
  • Precio: 24 USD
  • Sitio de compra: Mercado libre
  • Capacidad en volumen: 250 cc

Nuestra segunda recomendación es esta taza estilo gamer. Este producto es ideal para que lo decores tú mismo y se la regales a alguien que le encanten los videojuegos. 

Y esto no es todo, lo mejor es que vienen 5 unidades por este precio, así que puedes pintarlas a tu gusto y regalárselas a tus amigos gamers. Además, recuerda que están hechas en cerámica en su totalidad. 

Ten en cuenta que estas tazas no sirven para consumo de líquidos, solo para decoración.

Tazas para pintar con motivos infantiles

Tomada de Mercado Libre
  • Precio: 6 USD
  • Sitio de compra: Mercado Libre
  • Capacidad en volumen: 250 ml


Nuestra última recomendación son estas tazas que vienen con motivos listos para pintar como tú quieras, además, puedes pedirle a los más chiquitos de tu casa que te ayuden a decorarlas. 

Algo que debes saber es que por este precio viene 1 taza y 5 plumones para que puedas agregarle color a tu pieza, estamos seguros de que te gustará aprender a decorar con plumones. Y no olvides que también están hechas en cerámica. 

Con esta última recomendación damos por terminado este blog, pero no olvides que además de las recomendaciones que te dimos hoy, puedes encontrar muchas otras más con diferentes motivos o texturas. 

Esperamos que te haya gustado este artículo y, lo más importante, que hayas entendido cómo hacer tus tazas con diferentes técnicas. Te invitamos a que intentes hacer tus propias tazas, puede haber dificultades en el proceso, pero no te rindas, sigue practicando y verás que con el tiempo te convertirás en un experto. 

Compartir

Leave a Comment

Your email address will not be published.